Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

La escultura que llegó al corazón del Papa


Tras la Misa por Migrantes y Refugiados, el escultor canadiense Timothy Schmalz hizo realidad el sueño de muchos artistas: presentó su obra al Papa y quedó expuesta en la Plaza de San Pedro.

TIMOTHY SCHMALZ
Escultor
“Un grupo de refugiados desvelaron la obra al Papa Francisco, era la primera vez que veíamos su versión en grandes dimensiones. Yo no hablo español ni hablo italiano. Él lo sabía. Entonces, lo que hizo fue mirarme y se llevó las manos al corazón. Fue uno de los momentos más increíbles de mi vida como escultor".

Dice que la escultura "Ángeles Sin Saberlo" surgió del pasaje de Hebreos 13:2: “No os olvidéis de la hospitalidad, porque por ella algunos, sin saberlo, hospedaron ángeles”.

La escultura muestra una barca con 140 figuras que representan migrantes de distintos orígenes y período de tiempo, sobre ellos sobresalen unas alas. Son los “Angeles sin Saberlo”.

TIMOTHY SCHMALZ
Artista
"En cierto sentido, todas las personas en ese barco, se convierten en un ángel"...“Es fascinante porque a simple vista se ven refugiados contemporáneos, hombro con hombro, junto a otros migrantes como los judíos que escapan de la Alemania nazi, como los irlandeses, con la hambruna de papatas que se fueron a Norte América."

Este artista dice que una vez que se le ocurrió la idea, trabajó en ella los siete días de la semana durante todo un año.

TIMOTHY SCHMALZ
Artista
“Cuando la escultura estaba casi terminada recibí uno de los correos electrónicos más sorprendentes de mi vida. Decía que el Papa Francisco deseaba colocarla en la Plaza de San Pedro. Para mí, un artista cristiano, es increíble porque me gusta pensar que la obra es un instrumento para transmitir algo más".

Ahora los peregrinos de todo el mundo pueden disfrutar de esta obra, que busca ser un recordatorio de que la vida es sagrada y que la migración ha existido históricamente.