Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

El Papa nombra nuevo Prefecto de la Secretaría para la Economía


El Papa ha designado al jesuita Juan Antonio Guerrero Alves como nuevo Prefecto de la Secretaría para la Economía de la Santa Sede. El sacerdote comenzará a desempeñar sus funciones a partir de enero de 2020. 

Ahora debería ser nombrado obispo, pero el superior General de los jesuitas, el padre Arturo Sosa, ha pedido al Papa que permita a Guerrero ser prefecto sin ser ordenado para que, una vez cumplida su misión, pueda reincorporarse a su vida ordinaria como jesuita.

Terminan así nueve meses en los que la Secretaría para la Economía ha funcionado sin prefecto tras el cese del cardenal George Pell. Aunque el purpurado no trabajaba en la Secretaría ya desde junio de 2017, cuando se marchó a Australia para afrontar el proceso por pederastia que ahora ha pasado al Tribunal Supremo australiano.

El padre Juan Antonio Guerrero Alves tiene 60 años, es español y desde 2017 es uno de los más estrechos colaboradores del padre Arturo Sosa. También ha sido hasta ahora Delegado del Superior General para las Casas y Obras Interprovinciales de la Compañía de Jesús en Roma.

Es licenciado en Economía, Filosofía y Teología. Ha sido profesor universitario, maestro de novicios y misionero en lugares como Brasil y Mozambique. 

Lo definen como una persona prudente y discreta, además de muy capaz de mantener la calma en momentos delicados, cualidades que le serán muy útiles para manejar las siempre espinosas cuestiones económicas del Vaticano.

Ángeles Conde