Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Vaticano abre hospital de campaña para sin techo por Jornada Mundial de los Pobres


Uno de los resultados concretos del Jubileo de la Misericordia fue la institución de la Jornada Mundial de los Pobres. 

Para ayudar a vivir con intensidad este día el Vaticano suele instalar durante toda la semana un hospital de campaña como este para atender a personas sin techo. Por aquí pasan unos 70 pacientes diariamente.

GIULIO NATI
Médico, Sociedad Italiana de Medicina General
“Muchos son personas sin techo. Lo que impresiona es que también hay personas que tienen casa y servicio sanitario pero que no tienen los recursos necesarios para recibir estos servicios. Esto nos da la idea de que hay una nueva pobreza”.

Tras dejar los datos y pasar por una revisión médica general los pacientes reciben la vacuna contra la gripe. Si los médicos detectan otros problemas se los llevan a departamentos como cardiología, dermatología, ginecología, reumatología o podología.

GIULIO NATI
Médico, Sociedad Italiana de Medicina General
“Hemos llevado a dos personas a primeros auxilios. Tenían los niveles de azúcar por encima de los 300 y se sentían mal. También atendimos a personas que vinieron de la plaza de San Pedro porque se habían hecho daño...”.

GIUSEPPE SIMONE
Médico
“Hemos tenido algún caso grave. Hubo un chico, que tenía los niveles de azúcar en sangre demasiado elevados y tuvimos que suministrarle insulina. Tuvimos que seguir la evolución y conseguimos estabilizar la situación”.

Entre los pacientes hay historias muy variadas. Desde italianos sin recursos hasta refugiados o inmigrantes.

“En el hospital se pierde mucho tiempo. Te dicen que vengas al día siguiente para una cita... Escuché que habían montado este sitio y que no había que pagar”.

Entre voluntarios y médicos hay unas 30 personas trabajando por turnos en este hospital de campaña desde las ocho de la mañana a las ocho de la tarde.

Javier Romero