Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Francisco: Ojo al tarot y la magia. Dios no se da a conocer a través de prácticas ocultas


Desde el papamóvil Francisco saludó a muchos bebés como este totalmente cubiertos por el frío. Las bajas temperaturas poco a poco comienzan a estar presentes en la Ciudad Eterna.

Luego el Papa retomó su catequesis sobre el libro de los Hechos de los Apóstoles. Reflexionó sobre los episodios que recuerdan la relación entre la fe y la magia en los primeros tiempos de la Iglesia.

FRANCISCO
Quizás alguno de vosotros me diga: 'Ah, sí, esto de la magia es algo antiguo. Hoy en la civilización cristiana no pasa'. Pero tened cuidado ¿eh? Yo os pregunto: ¿Cuántos de vosotros van al tarot? ¿Cuántos vais a que os lean la mano las adivinas, a echar las cartas? También hoy ¿eh? En las grandes ciudades.

El Papa recordó que la tentación de la magia no solo afecta a cristianos de poca fe, sino a cristianos practicantes. Explicó que estas prácticas son contrarias a la fe porque dañan la relación con Dios. Se demuestra así que no se confía en su providencia.

FRANCISCO
La magia es incompatible con la fe; Dios no se da a conocer a través de prácticas ocultas, sino que se nos revela como amor gratuito. Quien elige a Cristo se abandona confiado en las manos de Dios.

El Papa recomendó leer con atención el libro de los Hechos de los Apóstoles. Dice que hay escenas que son auténticas “joyas” porque enseñan el espíritu de la evangelización de los primeros tiempos.

Javier Romero