Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Vaticano cuelga de nuevo los espectaculares tapices de Rafael en la Capilla Sixtina


Este es el gran homenaje del Vaticano al genio Rafael para recordar los 500 años de su muerte. 

Durante una semana podrán verse estos 12 espectaculares tapices expuestos en el lugar exacto para el que fueron ideados: la Capilla Sixtina.

BARBARA JATTA
Directora de los Museos Vaticanos
“A principios del Renacimiento, en 1515, el hijo de Lorenzo de Médici, León X, que llevaba dos años como Papa, tuvo la idea de pedir a Rafael, el pintor de la corte pontificia, que además de terminar las decoraciones de su residencia, completara el maravilloso mensaje catequético de la Capilla Sixtina, que era la capilla principal de su palacio”.

ALESSANDRA RODOLFO
Colección de Tapices, Museos Vaticanos
“La idea era completar el mensaje religioso de la Capilla Sixtina en algunas paredes en la que se habían dibujado cortinajes en tiempos de Sixto IV.
Se completó el mensaje porque las obras pasaban del Antiguo Testamento al Nuevo Testamento. Ahora se añadían los Hechos de los Apóstoles, que corresponden a la difusión del Evangelio”.

Durante 13 horas, expertos de los Museos Vaticanos trabajaron minuciosamente para colgar estas obras delicadísimas, como habría hecho el mismo Rafael. 

ALESSANDRA RODOLFO
Colección de Tapices, Museos Vaticanos
“Fue muy emocionante. Trabajamos muchos del museo, ha sido una obra coral. No podíamos creérnoslo, porque los tapices encajaban perfectamente, completaban la Capilla Sixtina. Como si siempre hubieran estado allí”.

BARBARA JATTA
Directora de los Museos Vaticanos
“En aquel tiempo estaban aún construyendo la Basílica de San Pedro. Por eso, las ceremonias papales se celebraban aquí, en en este lugar maravilloso”.

En su tiempo, estas piezas revolucionaron el panorma artístico. Rafael se atrevió a hacer tapices que no eran decorativos, sino auténticas obras narrativas. 

Por eso, los tejió el mejor maestro de Flandes, Pieter van Aelst, que utilizó hilos de seda y de lana, con pequeñas fibras de oro y de plata para darles brillo.

Una obra de arte espectacular, que durante una semana convierte a la Capilla Sixtina en la Capilla de Rafael. 

JMB