Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa Francisco celebra misa por migrantes: No podemos imaginar el infierno que viven


El Papa hizo una pequeña pausa a sus vacaciones para recordar con esta misa el séptimo aniversario de su visita a Lampedusa, en el sur de Italia. 

Allí llegan cada año miles de migrantes que escapan de la violencia, la guerra y la trata.

Francisco alzó de nuevo la voz contra la “cultura de la indiferencia”.

FRANCISCO
Recuerdo ese día hace siete años, justo en el sur de Europa, en esa isla... Algunos (migrantes) me contaron sus historias, cuánto habían sufrido para llegar allí.

Recordó con lástima que un refugiado le contó su periplo, pero su traductor le daba una versión destilada de la tragedia.

FRANCISCO
Esto sucede hoy con Libia: nos dan una versión "destilada". Sí, la guerra es mala, lo sabemos, pero no podemos imaginar el infierno que se vive allí, en esos campos de detención. Y esta gente vino sólo con la esperanza de cruzar el mar.

En su homilía ante un pequeño grupo de empleados de la Sección de Migrantes y Refugiados del Vaticano, el Papa recordó que el encuentro con el otro es también un encuentro con Jesús.

FRANCISCO
Y si todavía tuviéramos alguna duda, esta es su clara palabra: “En verdad, en verdad os digo, que cuanto hicisteis a uno de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis”. «Cuanto hicisteis...», para bien o para mal. Esta advertencia es hoy de gran actualidad.

Precisamente invitó a leer con atención esa frase de Jesús para hacer un examen de conciencia ante el drama que viven millones de migrantes que escapan de la violencia en todo el mundo.

Daniel Díaz Vizzi