Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Austen Ivereigh: Era difícil defenderse contra un mentiroso como McCarrick


Austen Ivereigh es uno de los más veteranos observadores de lo que ocurre en el Vaticano. 

Ha leído con atención el “Informe McCarrick” y lo considera un modelo, pues marca un alto estándar de transparencia y responsabilidad institucional.

AUSTEN IVEREIGH
Autor “Soñemos Juntos”
“Busca no justificar nada, no acusar, simplemente explicar, poner en contexto, para que nosotros, los lectores del informe, entendamos el por qué de las decisiones que se tomaron”

En su opinión, el informe muestra que en torno al año 2000 no se investigaban bien las sospechas contra posibles obispos. 

Juan Pablo II había escuchado rumores sobre Theodore McCarrick, y pidió a 4 obispos que investigaran. Éstos le escondieron datos fundamentales. Además, McCarrick le juró solemnemente que esos rumores no eran ciertos. 

AUSTEN IVEREIGH
Autor “Soñemos Juntos”
“Es una mezcla de que McCarrick insistía en su inocencia, el hecho de que no había acusaciones concretas que permitían que los aliados de McCarrick calificaran a las acusaciones como chisme y calumnia. “Lo que tenemos es una serie de decisiones, decisiones humanas, comprensible mente humanas, en la base de las cuales había un obispo muy competente, muy encantador, muy cautivante, que mentía. Y es muy difícil que un sistema pueda defenderse contra una persona así”.

Cuando Benedicto supo que el cardenal podría haber mantenido relaciones con otros hombres adultos, le pidió que se retirara a una vida privada, pero no abrió un proceso canónico contra McCarrick. 

AUSTEN IVEREIGH
Autor “Soñemos Juntos”
“El informe cerca de explicar el porqué de esa falta de acción de Benedicto o falta de acción legal y nuevamente encuentra las razones en que no hubo acusaciones escritas, también en ese momento McCarrick estaba jubilado, y hay que recordar que estamos hablando en ese momento de acusaciones de actos sexuales con adultos, no con menores”.

El Vaticano puso en marcha un proceso contra McCarrick en 2017, cuando llegó una noticia por posible abuso de menores. Un año después, fue expulsado del cardenalato y luego del sacerdocio. 

Curiosamente, habría podido reaccionar cinco años antes si el entonces nuncio Carlo Viganò hubiera obedecido la petición del Vaticano de controlar una denuncia.

Austen Ivereigh asegura que con las normas actuales sería imposible que se repitiera un caso como este, también por las reformas que ha emprendido Francisco en este ámbito. 

De esta limpieza y de muchas otras cuestiones ha hablado con Francisco en una amplio libro entrevista que se publicará a principios de diciembre y que se titula “Soñemos Juntos”. 

Javier Martínez-Brocal