Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Universidad Gregoriana preparará a expertos en procesos penales de la Iglesia


Pocos saben que el Código de Derecho Canónico también recoge una lista de delitos penales. Se trata de delitos que se cometen dentro de la Iglesia y que además de consecuencias para la sociedad, tienen consecuencias graves para la vida de la diócesis. 

GUILLERMO ASTIGUETA SJ
Pontificia Universidad Gregoriana
“Casos de abusos sexuales, casos de problemas económicos, casos de desobediencia, de faltas en la pastoral, falta de cuidado de la gente”.

Quienes han estudiado Derecho Canónico, conocen la teoría del Derecho Penal, pero deben aprender también la praxis de los procesos, desde recoger pruebas, cómo interrogar testigos, o quién prepara las actas. 

Para enseñarles, la Pontificia Universidad Gregoriana ha lanzado un Diploma en Jurisprudencia Penal, que dirige el experimentado canonista Guillermo Astigueta. 

GUILLERMO ASTIGUETA SJ
Pontificia Universidad Gregoriana
“La finalidad es poder transmitir y crear una forma mentis, una forma mentis en los estudiantes, para poder entender cómo en el concreto se ponen los principios del Derecho Penal y cómo se puede llevar adelante y se debe llevar adelante un proceso sin entrar en una especie de competencia a ver quién gana”.

La peculiaridad del Derecho Canónico es que la sentencia se propone no sólo castigar al culpable sino recuperarlo. Se trata de restablecer la justicia con amplitud de horizontes. 

Cursos como este ayudan a que se siga el proceso desde el principio de legalidad. Es decir guiado por lo que del Derecho determina y no por el dolor o la rabia. 

El curso dura un año, tiene un gran contenido práctico, y comienza el próximo mes de octubre. 

Javier Martínez-Brocal