Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Redes de familias: el secreto que impulsan en parroquias para sostenerse unos a otros


El Movimiento Familiar Cristiano lleva más de 70 años ayudando a las familias a crecer en la fe y promoviendo los valores cristianos en la sociedad.

Organizan conferencias, debates y crean redes de familias que se ayudan entre sí para sostenerse en las dificultades de la vida cotidiana.

BRIAN Y MARY ANN THELEN
Presidentes del Movimiento Familiar Cristiano
“Muchas familias sienten que están haciendo las cosas solas, como si no conocieran a nadie más que esté afrontando los mismos problemas que ellos. Nuestros encuentros reúnen a estas familias para hablar de eso y que vean a otras parejas en su misma condición. Así hablan sobre cómo abordar esas preocupaciones”.

La directora ejecutiva del movimiento, Lauri Przybysz, dice que el objetivo es fomentar y fortalecer relaciones fuertes entre pequeños grupos de familias. Dice que eso es esencial para que un cristiano pueda desarrollar su vida de fe. 

LAURI PRZYBYSZ
Directora Ejecutiva del Movimiento Familiar Cristiano
“Todo es cuestión de relaciones y de hacer amigos en las parroquias. En Estados Unidos las parroquias están haciéndose más grandes, y los grupos pequeños van a ser esenciales para vivir nuestra fe en el futuro”.

La pandemia obligó a los organizadores a encontrar formas creativas de reunir a las familias de forma segura. Por ejemplo, reunirse virtualmente o celebrar misas al aire libre para no perder el verdadero sentido de la comunidad. 

BRIAN Y MARY ANN THELEN
Presidentes del Movimiento Familiar Cristiano
“Creo que una cosa que hemos aprendido de la pandemia, o al menos una cosa que experimentamos, es el aislamiento. Y creo que ahora hay una especie de hambre por parte de los individuos y las familias de decir: 'Sabes qué, realmente nos necesitamos unos a otros'. Realmente necesitamos una interacción concreta”.

Ahora que Estados Unidos empieza a suavizar las restricciones impuestas durante la pandemia, el Movimiento Familiar Cristiano trata de recuperar uno de los mayores recursos para que las familias cristianas fortalezcan su fe: los demás.