Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Puntos clave del juicio al cardenal Angelo Becciu


El 27 de julio en el Vatiacano comenzará el proceso para verificar si 10 personas cometieron delitos durante la irregular inversión de 400 millones de dólares en un edificio de Londres.

Uno de los acusados es el cardenal Angelo Becciu, que fue número 3 del Vaticano. Se le acusa de “supuestos delitos de malversación de fondos, abuso de poder también en complicidad, y por incitar a subordinados a cometer acciones ilegales”.

Los hechos se remontan al año 2013, cuando la Secretaría de Estado compró un edificio en Londres para convertirlos en pisos de lujo. Por aquel entonces, Angelo Becciu era el responsable último de esas inversiones.

Para esta operación destinó fondos del Óbolo de San Pedro, que recoge donaciones de católicos para financiar obras caritativas de los papas y su actividad. Se calcula que con la operación de Londres se perdieron unos 100 millones de dólares. 

El cardenal Angelo Becciu negó haber realizado operaciones delictivas. Lo dijo el día después de que Francisco le retirara su cargo y sus derechos de cardenal, como votar en un cónclave.

CARD. ANGELO BECCIU
“Hasta ayer a las 6:02 de la tarde yo creía que era amigo del Papa, un fiel ejecutor de lo que me pedía. Pero él me convocó y me dijo que ya no confía en mí. No confía en mí porque los magistrados le dijeron que cometí el delito de peculado”.

El cardenal también está siendo investigado por autorizar una donación de 116.000 dólares a una organización caritativa gestionada por su hermano.

Será la primera vez que un cardenal se sienta ante el tribunal del Estado Ciudad del Vaticano. En abril el Papa Francisco reformó el código penal para evitar que los cardenales fueran juzgados por una corte especial formada por otros purpurados. El pontífice explicó que el objetivo era hacer que todos fueran iguales ante la ley.

FRANCISCO
“Habrá que tener en cuenta la exigencia prioritaria que, también mediante oportunas modificaciones normativas en el sistema procesal vigente, emerja la igualdad entre todos los miembros de la Iglesia y su equivalente dignidad y posición, sin privilegios de épocas pasadas que ya no sean conformes a la responsabilidad que compete a cada uno”.

Entre los 10 imputados hay varios brokers que mediaron en la operación de Londres a cambio de comisiones desproporcionadas, y el expresidente de la Autoridad Financiera Vaticana, René Brülhart, que supuestamente no impidió estas comisiones.

El proceso comenzará a finales de julio y podría prolongarse hasta el otoño. Para entonces todas las miradas estarán puestas en el primer cardenal que se presenta ante un tribunal Vaticano por presuntos delitos financieros. Será una oportunidad para ver cómo se aplican las ambiciosas reformas de Francisco.

JM

Traducción: Javier Romero