Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Francisco: Hay hipocresía en el trabajo, en política y en la Iglesia


El Papa ha tenido la audiencia general dentro del Aula Pablo VI. Ha continuado su catequesis sobre lo que enseña San Pablo en su carta a los Gálatas. 

Se ha fijado especialmente en lo que dice sobre la hipocresía, el miedo a mostrar la verdad que conduce a llevar una máscara. 

FRANCISCO
"En un ambiente en el que las relaciones entre personas se viven con formalismo, se extiende fácilmente el virus de la hipocresía. Esa sonrisa así, ¿verdad?, que no sale del corazón".

El Papa avisó de que hay muchas circunstancias en las que es fácil comportarse con hipocresía, como el trabajo o la política. 

FRANCISCO
"(La hipocresía) a menudo se oculta en el lugar de trabajo, donde la gente trata de aparentar amistad con los compañeros mientras los critica por la espalda para competir con ellos. La hipocresía en la Iglesia es particularmente detestable. Y por desgracia, hay hipocresía en la Iglesia, y hay muchos cristianos y muchos ministros hipócritas".

El Papa pidió no tener miedo a sentir la verdad y a decirla, para poder amar a las personas, pues un hipócrita no sabe amar. 

Francisco envió un breve saludo a los juegos paralímpicos que comenzaron en Tokio. 

FRANCISCO
"Saludo a los deportistas y les doy las gracias porque ofrecen a todos un testimonio de esperanza y coraje. Muestran cómo el compromiso deportivo ayuda a superar dificultades aparentemente insuperables".

Antes de marcharse, este obispo regaló al Papa un libro.

Además, Francisco saludó a este sacerdote que comenzará a trabajar en el Vaticano.

JMB

FF