Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.


Museos Capitolinos resuelven un misterio después de 500 años

Este es Alejandro VI, uno de los Papas más controvertidos de la historia por sus acciones, digamos “poco virtuosas”. A pesar de esto, fue el responsable de algunas de las obras de arte más importantes del Vaticano.

Pinturicchio fue considerado durante años un artista muy polémico por esta “Madonna” que algunos aseguran que era la amante de Alejandro VI, Giulia Farnese. Esta exposición en los Museos Capitolinos aclara la historia.

FRANCESCO BURANELLI
Comisario de la exposición

“El objetivo de la exposición es analizar por primera vez -después de 500 años- el rostro de la Virgen de Pinturicchio que Giorgio Vasari interpretó como un retrato de Giulia Farnese”.

Giorgio Vasari fue el artista del Renacimiento que difundió su hipótesis sobre este retrato. Una hipótesis sin ningún fundamento.

FRANCESCO BURANELLI
Comisario de la exposición

“Después de cinco siglos hemos descubierto la verdad al reconstruir la historia de Giulia Farnese, que no dejó muchos retratos. Es la primera vez que presentamos este fragmento que, comparado con otras “Madonnas” de Pinturicchio, demuestra que es un retrato de la Virgen María y no de una amante”.

Con esta nueva reconstrucción, los Museos Capitolinos han podido zanjar definitivamente la cuestión.

FRANCESCO BURANELLI
Comisario de la exposición

“La noticia de Vasari era falsa, como las noticias falsas de hoy en día. Esta mentira se basaba en un rumor popular”.

Aunque hay una brecha de quinientos años, parece que la controversia de Pinturicchio demuestra que las “falsas noticias” no son solo un problema de los últimos meses.