Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa en Santa Marta: La Iglesia tiene que ser madre, no una asociación sin calor humano


En su homilí­a en Casa Santa Marta, el Papa Francisco invitó a que la maternidad de la Virgen Marí­a se extienda a la Iglesia. Por eso, dijo que tiene que ser una madre, no una asociación rí­gida sin calor humano.

FRANCISCO

"La Madre Marí­a y la madre Iglesia saben acariciar a sus hijos, dan ternura. Pensar en la Iglesia sin esta maternidad es pensar en una asociación rí­gida, una asociación sin calor humano, huérfanaâ?.

Añadió que esta maternidad de la Iglesia se manifiesta en actitudes de humildad, bondad, perdón y ternura. 

EXTRACTOS DE LA HOMILíA DEL PAPA

(Fuente, Radio Vaticana)

"'Hijo, he aquí­ a tu Madre'. No se puede pensar en Marí­a sin pensar en ella como madre. En este tiempo en el que, no sé si es el sentido principal, pero en el que hay un gran sentido en el mundo de orfandad, (es) un mundo huérfano, esta Palabra tiene gran importancia, la importancia de que Jesús nos dice: â??No los dejo huérfanos, les doy una madreâ??. Y esto también es nuestro orgullo: tenemos una madre, una madre que está con nosotros, nos protege, que nos acompaña, que nos ayuda, también en los tiempos difí­ciles, en los momentos feos. La Iglesia es madre. Es nuestra â??santa madre Iglesia, la que nos genera en el Bautismo, nos hace crecer en su comunidad y tiene esas actitudes de maternidad, mansedumbre, bondad: la Madre Marí­a y la madre Iglesia saben acariciar a sus hijos, dan ternura. Pensar en la Iglesia sin esta maternidad es pensar en una asociación rí­gida, una asociación sin calor humano, huérfana. Y donde hay maternidad y vida, hay vida, hay alegrí­a, hay paz, se crece en paz. 

Cuando falta esta maternidad sólo queda la rigidez, aquella disciplina, y no se sabe sonreí­r. Una de las cosas más bellas y humanas es sonreí­r a un niño y hacerlo sonreí­r. Que el Señor nos haga sentir también  hoy cuando Él otra vez se ofrece al Padre por nosotros: â??Hijo, ¡he aquí­ a tu madre!â??â?.

AC

CTV

VM

-BN

Up:AC