Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa clausura Jubileo: Estamos llamados a infundir esperanza y dar oportunidad a los demás


La que ha sido durante casi un año la puerta más famosa del Vaticano, la Puerta Santa de la basí­lica de San Pedro, estaba adornada con cientos de flores para el último dí­a del Jubileo. 

El Papa rezó ante ella para dar gracias a Dios por el Jubileo, y luego, se detuvo unos instantes en silencio en el umbral. 

Durante esta año la han atravesado 20 millones de personas, para pedir perdón a Dios. 

El último fue Francisco, que la atravesó en silencio y luego la cerró para clausurar así­ el Jubileo de la Misericordia. 

Después celebró una Misa en la plaza de San Pedro, ante decenas de miles de peregrinos.

Durante la homilí­a, el Papa recordó cómo Dios muestra su grandeza no con obras espectaculares sino con un amor que perdona a todos. 

FRANCISCO

"Serí­a poco creer que Jesús es Rey del universo y centro de la historia, sin que se convierta en el Señor de nuestra vida. Frente a las circunstancias de la vida o ante nuestras expectativas no cumplidas, también podemos tener la tentación de tomar distancia de la realeza de Jesús, de no aceptar totalmente el escándalo de su amor humilde, que inquieta nuestro «yo», que incomodaâ?.

Francisco dijo que el Jubileo permitió a los cristianos "volver a lo esencialâ?, es decir, imitar a Jesús. Lo hizo con una propuesta muy concreta dirigida a todos.

FRANCISCO

"Pidamos la gracia de no cerrar nunca la puerta de la reconciliación y del perdón, sino de saber ir más allá del mal y de las divergencias, abriendo cualquier posible ví­a de esperanza. Como Dios cree en nosotros, infinitamente más allá de nuestros méritos, también nosotros estamos llamados a infundir esperanza y a dar oportunidad a los demásâ?.

Al final de la Misa el Papa firmó una "Carta Apostólicaâ?, un documento dirigido a todos los católicos del mundo, que simbólicamente entregó en mano a varias familias, a una pareja de novios y a dos enfermos. 

JMB/MB

RR

FL

-PR

Up:MB