Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa en Santa Marta: Pasad hoy 5 minutos en silencio y descubriréis cómo os quiere Dios


En su homilí­a en Casa Santa Marta el Papa Francisco invitó a los cristianos a guardar silencio, sin distracciones, a pensar en lo que han hecho bien y mal, y en Dios, que siempre es fiel incluso desde los tiempos de Abraham.

FRANCISCO

"Os invito a dedicar hoy cinco minutos, diez minutos, sentados, sin radio, sin televisión; sentados y pensando en la propia historia, en las bendiciones y en los problemas. En todo. En las gracias y en los pecados: todo. Estoy seguro de que en medio de las cosas, tal vez feas â?? porque todos las tenemos, tantas cosas feas en la vida â?? si hoy hacemos esto, descubriremos la belleza del amor de Dios, la belleza de su Misericordia, la belleza de la esperanza. Y estoy seguro de que todos nosotros estaremos llenos de alegrí­aâ?.

Por último, explicó que Abraham afrontaba una situación desesperada de la que finalmente salió. Obedeció y confió en Dios, que cumplió su promesa de hacer que sus descendientes fueran tan numerosos como las estrellas.

EXTRACTO DE LA HOMILíA DEL PAPA

(Fuente: Radio Vaticana)

"Puesto a la prueba, después de haber tenido el hijo, hijo muchacho, adolescente, se le pide que lo ofrezca en sacrificio: obedeció y fue contra toda esperanza. Y éste es nuestro padre Abraham, que va adelante, adelante, adelante y cuando Jesús dice que Abraham vio su dí­a, vio a Jesús, estuvo lleno de alegrí­a. Sí­: vio en promesa eso y esa alegrí­a de ver la plenitud de la promesa de la alianza, la alegrí­a de ver que Dios no lo habí­a engañado, que Dios â?? como hemos rezado en el Cántico litúrgico  â?? es siempre fiel a su alianzaâ?.

"Mirar la Historia: yo no estoy solo, soy un pueblo. Vamos juntos. La Iglesia es un pueblo. Pero un pueblo soñado por Dios, un pueblo que ha dado un padre a la Tierra que obedeció, y tenemos un hermano que ha dado su vida por nosotros, para hacernos pueblo. Y así­ podemos mirar al Padre, agradecer; mirar a Jesús, agradecer; y mirar a Abraham y a nosotros, que somos parte del caminoâ?.

"Los invito a dedicar hoy cinco minutos, diez minutos, sentados, sin radio, sin tv; sentados y pensar en la propia historia: las bendiciones y los problemas, todo. Las gracias y los pecados: todo. Y ver allí­ la fidelidad de aquel Dios que permaneció fiel a su alianza, ha permanecido fiel a la promesa que habí­a hecho a Abraham, ha permanecido fiel a la salvación que habí­a prometido en Su Hijo Jesús. Estoy seguro de que en medio de las cosas, tal vez feas â?? porque todos las tenemos, tantas cosas feas en la vida â?? si hoy hacemos esto, descubriremos la belleza del amor de Dios, la belleza de Su Misericordia, la belleza de la esperanza. Y estoy seguro de que todos nosotros estaremos llenos de alegrí­aâ?.