Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa en Santa Marta: Cristo se conmueve ante la enfermedad


En su homilía en Casa Santa Marta el Papa Francisco enumeró algunas de las características que debe tener un buen pastor. Explicó que, en primer lugar, tiene que actuar como Cristo.

FRANCISCO
“Por eso Jesús siempre estaba allí con la gente descartada por aquel grupito clerical. Estaban allí los pobres, los enfermos, los pecadores, los leprosos. Estaban todos allí porque Jesús tenía esta capacidad de conmoverse frente a la enfermedad. Era un buen pastor”.

El Papa también dijo que un buen pastor no debe nunca avergonzarse de tocar la carne herida, tal y como hizo Jesús con los pecadores.

EXTRACTOS DE LA HOMILÍA DEL PAPA
(Fuente: Radio Vaticana)

“Por esto Jesús siempre estaba allí con la gente descartada por aquel grupito clerical: había pobres, enfermos, pecadores, leprosos, y estaban todos allí, porque Jesús tenía esta capacidad de conmoverse ante la enfermedad, era un buen pastor. Un buen pastor se acerca y tiene capacidad de conmoverse. Y yo diría, que el tercer rasgo de un buen pastor es no avergonzarse de la carne, tocar la carne herida, como hizo Jesús con esta mujer: ‘tocó’, ‘impuso las manos’, tocó a los leprosos, tocó a los pecadores”.

“Pero, ¿y estos otros – los que siguen el camino del clericalismo – a quién se acercan?”. Se acercan siempre o al poder de turno o al dinero. Y son los malos pastores. Ellos sólo piensan en cómo escalar en el poder, ser amigos del poder y negocian todo o piensan en los bolsillos. Estos son los hipócritas, capaces de todo. A esta gente no le importa el pueblo. Y cuando Jesús les da aquel bonito adjetivo que utiliza tantas veces con éstos – “hipócritas” – ellos se ofenden: “Pero no, no, nosotros seguimos la Ley”.

“Es una gracia para el pueblo de Dios tener buenos pastores, pastores como Jesús, que no se avergüenzan de tocar la carne herida, que saben que sobre esto – no sólo ellos, también todos nosotros – seremos juzgados: estuve hambriento, estuve en la cárcel, estuve enfermo… Los criterios del protocolo final son los criterios de la cercanía, los criterios de esta cercanía total, para tocar, compartir la situación del pueblo de Dios. No olvidemos esto: el buen pastor está siempre cerca de la gente, siempre, como Dios nuestro Padre se hizo cercano a nosotros en Jesucristo hecho carne”.