Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa en Santa Marta: No recemos como “papagayos”


En su homilía en Casa Santa Marta el Papa explicó cuál debe ser la actitud del cristiano cuando le pide algo a Dios.

FRANCISCO
“Valor para luchar con el fin de llegar al Señor. Valor para tener fe desde el principio: “Si tú quieres, puedes curarme. Si tú quieres, yo creo”. Y valor para acercarme al Señor, cuando hay dificultades. Ese valor… Tantas veces, se necesita paciencia y saber esperar los tiempos, pero no abandonar, ir seguir adelante”.

Por eso, Francisco pidió a los cristianos que no se rindan a la hora de pedir algo a Dios y que recen con fe, no como “papagayos” o “sin interés”.

EXTRACTOS DE LA HOMILÍA DEL PAPA
(Fuente: Radio Vaticano)

“Siempre, cuando nos acercamos al Señor para pedir algo, se debe partir de la fe y hacerlo en la fe: ‘Yo tengo fe de que puedes curarme, yo creo que tú puedes hacer esto’ y tener el coraje de desafiarlo, como el leproso de ayer, o este hombre de hoy, este paralítico de hoy. La oración en la fe”.

“Coraje para luchar a fin de llegar al Señor. Coraje para tener fe desde el inicio: “Si tú quieres puedes curarme. Si tú quieres, yo creo”. Y coraje para acercarme al Señor, cuando hay dificultades. Ese coraje… Tantas veces, se necesita paciencia y saber esperar los tiempos, pero no abandonar, ir siempre adelante. Pero si yo me acerco al Señor con fe y le digo: “Si tú quieres, puedes darme esta gracia”, y después, pero… dado que la gracia después de tres días no ha llegado, voy a otra cosa… y me olvido”.

“La oración cristiana nace de la fe en Jesús y va siempre con la fe más allá de las dificultades.

Una frase para llevarla hoy en nuestro corazón nos ayudará, de nuestro padre Abraham, a quien se le prometió la herencia, es decir, tener un hijo a los 100 años. Dice el apóstol Pablo: ‘Crean’ y con esto fue justificado. La fe y ‘se puso en camino’: fe y hacer de todo para llegar a aquella gracia que estoy pidiendo. El Señor nos ha dicho: ‘Pidan y les será dado’. Tomemos también esta Palabra y tengamos confianza, pero siempre con fe y poniéndose en juego. Éste es el coraje que tiene la oración cristiana. Si una oración no es valerosa no es cristiana”.