Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa en Santa Marta: Hay que abrirse al Espíritu Santo y no ser prisioneros de las ideologías


En su homilía en Casa Santa Marta el Papa Francisco advirtió de las consecuencias de resistirse al Espíritu Santo y de vivir una vida cristiana de rigidez y cerrazón, tal y como hacían los doctores de la ley.

FRANCISCO

“Vuelven sobre esta pregunta. Son incapaces de salir de ese mundo cerrado. Son prisioneros de las ideas. Han recibido la ley, que era vida, pero la han “destilado”, la han transformado en ideología”.

Por último, el Papa explicó que la novedad no es una amenaza porque la Iglesia es misionera, en movimiento, y no un grupo cerrado de elegidos.

EXTRACTOS DE LA HOMILÍA DEL PAPA
Fuente: Vatican Media

“Y la Iglesia era una Iglesia en movimiento, una Iglesia que iba más allá de sí misma. No era un grupo cerrado de elegidos, una Iglesia misionera: es más, el equilibrio de la Iglesia, por decirlo de alguna manera, está precisamente en la movilidad, en la fidelidad al Espíritu Santo. Alguien decía que el equilibrio de la Iglesia se asemeja al equilibrio de la bicicleta: está detenida, y va bien cuando está en movimiento; si tú la dejas quieta, se cae. Un buen ejemplo”.

“Siempre habrá resistencias al Espíritu Santo, siempre, siempre hasta el fin del mundo. Que el Señor nos dé la gracia de saber resistir a lo que debemos resistir, a lo que viene del maligno, aquello que nos quita la libertad y sepamos abrirnos a las novedades, pero sólo a las que vienen de Dios, con la fuerza del Espíritu Santo, y que nos dé la gracia de discernir los signos del tiempo para tomar las decisiones que deberemos tomar en aquel momento”.