Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa en Santa Marta: Los cristianos están destinados a ser amigos de Jesús


En su homilía en Casa Santa Marta, el Papa Francisco dijo que el destino de los cristianos es vivir en amistad con Cristo, que es paciente incluso con quienes se alejan de Él.

FRANCISCO
“Él no reniega de este don, no nos reniega, nos espera hasta el final. Y cuando por debilidad, nos alejamos de Él, nos espera, nos espera, sigue diciendo: “Amigo, te espero. Amigo ¿qué quieres? Amigo, ¿por qué con un beso me traicionas?”. Él es fiel en la amistad”.

El Papa dijo que la vocación del cristiano consiste en mantener esta amistad con Jesús, y que por eso deben pedir a Dios la gracia de permanecer en Su amor.

EXTRACTOS DE LA HOMILÍA DEL PAPA
(Fuente: Vatican Media)
“Nosotros hemos recibido este don como destino, la amistad del Señor. Ésta es nuestra vocación: vivir siendo amigos del Señor, amigos del Señor. Y lo mismo habían recibido los Apóstoles, de modo más fuerte aún, pero lo mismo. Todos nosotros, los cristianos, hemos recibido este don: la apertura, el acceso al corazón de Jesús, a la amistad de Jesús. Hemos recibido en suerte el don de tu amistad. Nuestro destino es ser amigos tuyos. Es un don que el Señor conserva siempre y Él es fiel a este don”.

Pero muchas veces nosotros no lo somos y nos alejamos “con nuestros pecados, con nuestros caprichos”, pero “Él es fiel a la amistad”. Por lo tanto, Jesús, tal como lo recuerda el Evangelio del día (Jn 15,9-17), ya no nos llama “siervos” sino “amigos” y conserva esta palabra hasta el fin, porque es fiel. Incluso con Judas: la última palabra que le dirige, antes de la traición, es “amigo”. No le dice “vete”.

“Jesús es nuestro amigo. Y Judas, como dice aquí, ha ido por su suerte nueva, por su destino que él ha elegido libremente, se ha alejado de Jesús. Y la apostasía es esto: alejarse de Jesús. Un amigo que se convierte en enemigo o un amigo que se vuelve indiferente o un amigo que llega a ser traidor”.

Por tanto, en lugar de Judas – tal como narra la Primera Lectura (Hch 1, 15-17.20-26) – es elegido en suerte Matías “por ser testigo de la Resurrección”, “testigo de este don de amor”. 

“Amigo es aquel que comparte precisamente los secretos” con el otro. “Los he llamado amigos porque todo lo que he oído de mi Padre se lo he dado a conocer a ustedes”, dice Jesús en el Evangelio. Se trata, por lo tanto, de una amistad que “hemos recibido en suerte, es decir, como destino”, como lo habían recibido Judas y Matías.

“Pensemos en esto, Él no reniega este don, no nos reniega, nos espera hasta el final. Y cuando nosotros, por nuestra debilidad, nos alejamos de Él, Él espera, Él espera, Él sigue diciendo: “Amigo, te espero. Amigo ¿qué quieres? Amigo, ¿por qué con un beso me traicionas?”. Él es fiel en la amistad y nosotros debemos pedirle esta gracia de permanecer en su amor, permanecer en su amistad, esa amistad que nosotros hemos recibido como don, en suerte, de Él”.