Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa en Santa Marta: La envidia conduce a querer destruir al otro


En su homilía en Casa Santa Marta el Papa Francisco explicó que Jesús invita a los cristianos a buscar una reconciliación radical con los demás cuando les herimos.

FRANCISCO
“¿Cuándo insulto?, ¿cuándo arranco a los demás de mi corazón con un insulto? Hay que ver si ahí está esa raíz amarga de la envidia que me lleva a querer destruir al otro para evitar que sea mi competencia y estas cosas. No es fácil esto”.

Por último, el Papa aseguró que cuando se insulta a otra persona se le está robando un poco de su dignidad. Por eso, pidió pasar de la envidia a la amistad.

EXTRACTO DE LA HOMILÍA DEL PAPA
(Fuente: Vatican Media)
“Pero cuando una persona hace algo que no gusta, yo la insulto y la hago pasar como “discapacitada”: discapacitada mental, discapacitada social, discapacitada familiar, sin capacidad de integración… Y por esto mata: mata el futuro de una persona, mata el recorrido de una persona. Es la envidia que abre la puerta, porque cuando una persona tiene algo que me amenaza, la envidia me lleva a insultarla. Casi siempre hay envidia allí.”

“Jesús es tan radical. La reconciliación no es una actitud de buenas maneras, no: es una actitud radical, es una actitud que busca respetar la dignidad del otro y también la mía. Del insulto a la reconciliación, de la envidia a la amistad: éste es el camino que nos indica Jesús hoy.”

“¿Cuándo separo mi corazón del otro con un insulto? Y ver si allí está aquella raíz amarga de la envidia que me lleva a querer destruir al otro para evitar la competición, la rivalidad, estas cosas. No es fácil esto. Pero pensemos: ¡qué hermoso no insultar jamás! Es bello, porque así dejamos crecer a los demás. Que el Señor no dé esta gracia.”