Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Francisco en Santa Marta: Quien acusa a otros imita a Satanás


En su homilía en Casa Santa Marta el Papa explica que la única acusación lícita que pueden hacer los cristianos es la acusación contra sí mismos. Francisco dice que 'solo los misericordiosos se parecen a Dios Padre'.

FRANCISCO
“Este es el camino que va contra el espíritu del mundo, que piensa lo contrario, que no acusa a los demás. Porque entre nosotros está el 'gran acusador', aquel que siempre nos acusa delante de Dios, para destruirnos. Satanás: él es el 'gran acusador'”.

Pidió a los cristianos que huyan de las acusaciones que solo buscan destruir a los demás, y que se esfuercen para no dejarse llevar por ese modo de actuar. 

RESUMEN DE LA HOMILÍA EN ESPAÑOL
(Fuente: Radio Vaticana)

"Éste es el estilo cristiano, ésta es la forma de vida cristiana. Pero si no hago estas cuatro cosas: Amar a los enemigos, hacer el bien a los que me odian, bendecir a los que me maldicen y rezar por los que me maltratan, ¿no soy cristiano? Sí, eres cristiano porque has recibido el bautismo, pero no vives como un cristiano. Vives como un pagano, con el espíritu de la mundanidad". 

"Sólo los misericordiosos se parecen a Dios Padre. 'Sed misericordiosos, como su Padre es misericordioso'. Este es el camino, el camino que va en contra del espíritu del mundo, que piensa lo contrario, que no acusa a los demás. Porque entre nosotros está el gran acusador, el que siempre nos acusa ante Dios, para destruirnos. Satanás: él es el gran acusador. Y cuando entro en esta lógica de acusar, maldecir, tratar de hacer daño a otro, entro en la lógica del gran acusador que es destructivo. Quien no conoce la palabra "misericordia", no la conoce, porque nunca la ha vivido". 

"¡Pero es él quien me está destruyendo! Y tú no puedes hacerlo al otro. No puedes entrar en la lógica del acusador. "Pero padre, debo acusar". Sí, acúsate a ti mismo. Te hará bien. La única acusación lícita que tenemos los cristianos es acusarnos a nosotros mismos. Para los otros sólo misericordia, porque somos hijos del Padre que es misericordioso".