Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Cardenal Tagle: Lo que me convenció no fue una idea sino ver a amigos que habían dado su vida a Jesús


Luis Antonio Tagle es uno de los cardenales más jóvenes que participan en el sínodo sobre jóvenes y vocación. Tiene 61 años, y asegura que desde que tenía 13 leía revistas científicas para convertirse en un médico. Jamás se había planteado ser sacerdote, pero su párroco le ayudó de un modo curioso a descubrir su vocación. 

CARD. LUIS ANTONIO TAGLE
Arzobispo de Manila
“Me dijo: '¿Quieres hacer un examen para conseguir una beca en la universidad jesuita?' Si lo superas, podrás ir gratis a la facultad de Medicina”. Yo le dije que sí, que ese era mi sueño. E hice el examen. Pero era un test para entrar en el seminario. Se ve que yo necesitaba que me tomaran el pelo, y me lo tomaron”.

Al principio no entendió por qué le habían gastado esa broma, y por eso se enfadó con las personas de la parroquia. 

CARD. LUIS ANTONIO TAGLE
Arzobispo de Manila
“Me enfadé mucho, pero ahora entiendo al sacerdote. Le dije, '¿Por qué me has hecho esto?' Me dijo: 'Sólo quiero abrir tu mente. No has considerado otras posibilidades'”.

Y entonces, empezó de veras a mirar a su alrededor, a sus amigos y a las personas que había en su parroquia. 

CARD. LUIS ANTONIO TAGLE
Arzobispo de Manila
“En la parroquia me habían enseñado muchas cosas, pero lo que realmente me ayudó a decidir poner mi vida al servicio de la Iglesia, no fue lo que me habían explicado, no fue una idea. Fue la gran experiencia de conocer a gente que había “malgastado” o dedicado su vida completamente a Jesús. Y eso golpeó mi corazón”.

Dice que aún recuerda ese sentido de amistad y humanidad que había en su parroquia. Y agradece que quienes le acompañaron supieron ver más lejos, y le ayudaron a ampliar horizontes y a tomar la gran decisión de su vida.