Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa a científicos: Hay falta de voluntad para acabar con las guerras y las armas


El Papa se reunió en el Vaticano con los miembros de la Academia Pontificia de las Ciencias, reunidos en Roma para su asamblea plenaria. 

Su anterior presidente, el profesor Werner Arber, saludó a Francisco y fue el encargado de iniciar la sesión. 

PROF. WERNER ARBER
Ex-presidente, Academia Pontificia de las Ciencias

"Mencionó los temas que trata la academia, como el cambio climático, la energía, la robótica, la protección del medio ambiente y la biodiversidad. "

En su intervención, el Papa Francisco reconoció el trabajo de estos científicos y advirtió de que es necesario favorecer para todas las personas un desarrollo integral y sostenible.

FRANCISCO
“Los posibles frutos de esta misión de servicio son innumerables y mencionaré sólo algunos. En primer lugar, está la inmensa y continua crisis del cambio climático y la amenaza nuclear”.

“La eliminación del hambre y la sed, de los altos índices de mortalidad y de la pobreza, especialmente para los 800 millones de personas necesitadas y excluidas de este mundo, no se logrará sin un cambio en nuestro estilo de vida”.

El Papa habló de propuestas concretas contenidas en la encíclica Laudato Si' para lograr estos objetivos. Al mismo tiempo hizo una contundente denuncia.

FRANCISCO
“Es la falta de voluntad y determinación política para detener la carrera armamentista y poner fin a las guerras, para pasar a fuentes de energía renovables, a programas que aseguren el agua, la comida y la sanidad para todos, para falta invertir para el bien común el enorme capital que hay en los paraísos fiscales”.

Por último, pidió a los científicos que trabajen por el bien común, especialmente en favor de los pobres y el respeto por el medio ambiente.