Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa en Santa Marta: Nos hace bien pensar en el final de nuestras vidas


En su homilía en Casa Santa Marta el Papa Francisco invitó a reflexionar sobre el final de nuestras vidas, que será un final pero también un principio.

FRANCISCO
“Nos hará bien esta semana pensar en el final. Si el Señor me llamara hoy, ¿qué haría?, ¿qué le diría?, ¿qué fruto le haría ver? El pensamiento del fin nos ayuda a avanzar; no es un pensamiento estático. Es un pensamiento que avanza porque lo lleva adelante la virtud, la esperanza. Sí, habrá un fin, pero ese fin será un encuentro, un encuentro con el Señor”.

Por último, el Papa explicó que pensar en el final de la vida es propio de los sabios. Y recordó que el final será, en realidad, un encuentro de misericordia, alegría y felicidad.

EXTRACTO DE LA HOMILÍA DEL PAPA
Fuente: Vatican Media

“¿Cómo será mi fin? ¿Cómo me gustaría que el Señor me encontrara cuando me llame? Es prudente pensar al final, nos ayuda a avanzar, a hacer un examen de conciencia sobre qué cosas debo corregir y cuáles llevar adelante porque son buenas”. 

“Qué diría yo - se pregunta una vez más el Obispo de Roma- si hoy el Señor me llamara". "Ah, no me di cuenta, estaba distraído... No sabemos ni el día ni la hora". Y unos podrían decir..."pero padre, no hable así que soy joven...pero, mira cuántos jóvenes se van, cuántos jóvenes son llamados...nadie tiene una vida asegurada. Lo que sí es seguro es que todos tendremos un final. ¿Cuándo será eso? Sólo Dios lo sabe”.

“Esta semana le pedimos al Espíritu Santo la sabiduría del tiempo, la sabiduría del fin, la sabiduría de la resurrección, la sabiduría del encuentro eterno con Jesús; para hacernos entender esta sabiduría que está en nuestra fe. El encuentro con Jesús será un día de alegría. Oremos para que el Señor nos prepare. Y cada uno de nosotros, esta semana, debe terminar la semana pensando en el final: Yo tendré un final. No me quedaré para siempre...¿Cómo me gustaría terminar?”.