Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Exponen por primera vez en Roma lienzo de San Andrés de Guido Reni junto a su réplica


Guido Reni fue uno de los pintores clasicistas más reconocidos. Nació en 1575 en Bolonia y entre sus obras más conocidas se encuentra esta: el San Andrés Corsini.

Stefano Pierguidi es curador de la exposición y profesor de Historia del Arte. Explica que reunir en la Ciudad Eterna todas estas obras es un gran acontecimiento.

STEFANO PIERGUIDI
Curador de la exposición
“Este que veis a mi espalda, a la derecha, proviene del museo de los Uffizi de Florencia y representa a San Andrés Corsini. Este cuadro fue pintado por Guido Reni a petición de la familia Corsini en 1630 para dárselo al Papa Urbano VIII para cuando lo canonizase”.

La Galería Nacional de Arte Antigua de Roma ha logrado reunir en una misma sala hasta 15 obras maestras de Guido Reni y alguna réplica de sus discípulos que ayudan a entender la historia y evolución del pintor boloñés.

STEFANO PIERGUIDI
Curador de la exposición
“La idea de esta exposición nació de la voluntad de juntar esta obra con su réplica, realizada casi un siglo después en 1732, cuando a la cátedra de Pedro llegó un Papa Corsini, Clemente XII, que quiso construir una nueva capilla de familia en San Juan de Letrán y adornarla con un mosaico en el altar, un material extremamente preciosista, que imitara la invención de Guido Reni”.

Guido Reni no solo estaba dotado de una gran capacidad para la pintura, también tenía un don para los mosaicos... Hasta tal punto, que de lejos es imposible distinguir el mosaico de un cuadro normal.

Otra obra curiosa de Reni es este fresco con la imagen de un ángel realizado en 1629 directamente sobre un muro que fue arrancado y enmarcado de esta manera tan curiosa. 

Han pasado 400 años desde que el talento de este artista se diera a conocer, y a pesar de ello, sigue siendo para los amantes del arte un referente que podrán contemplar de cerca en Roma hasta el 17 de febrero.