Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

El Papa en Santa Marta: no tengáis miedo a soñar


En su homilía en Casa Santa Marta, el Papa invitó a los cristianos a no perder la capacidad de soñar, a pesar de las dificultades a las que se enfrentan. 

FRANCISCO
“Cada uno de nosotros tenemos que soñar sobre nuestra familia, nuestros hijos y padres. Mirar como yo quisiera que anduviera su vida. Para los sacerdotes: soñar sobre sus fieles, qué queremos para ellos. Soñar como sueñan los jóvenes, que son “descarados” en el soñar, y allí encuentran un camino. No perder la capacidad de soñar porque es un abrir las puertas al futuro”.

El Papa mencionó a San José. Dijo que era un hombre de sueños, pero con los pies en la tierra y que siempre respondió al llamado de Dios.

FRANCISCO
(Fuente: Vatican News)

“Él ayudó a crecer, a desarrollarse. Así buscó un lugar para que el hijo naciera, lo cuidó, lo ayudó a crecer, le enseñó el oficio: tantas cosas… En silencio. Nunca se apropió de su hijo: lo dejó crecer en silencio. 'Deja crecer' sería la palabra que nos ayudaría tanto, a nosotros que por naturaleza siempre queremos poner nuestras narices en todo, especialmente en la vida de los demás. ¿Por qué hace eso? Y empiezan a chismorrear, diciendo... Y él lo deja crecer. Él lo protege. Ayuda, pero en silencio”.

“El sueño es un puesto privilegiado para buscar la verdad, porque allí no nos defendemos de la verdad. Vienen y Dios también habla en los sueños. No siempre, porque generalmente es nuestro inconsciente que viene, pero Dios eligió hablar en los sueños. Lo hizo tantas veces, en la Biblia se ve, ¿no? José era el hombre de los sueños, pero no era un soñador ¿eh? No era fantasioso. Un soñador es otra cosa: es aquel que cree, está en el aire, y no tiene los pies en la tierra”.

“No pierdan la capacidad de soñar para el futuro. Cada uno de nosotros tenemos que soñar sobre nuestra familia, nuestros hijos y padres. Mirar como yo quisiera que anduviera su vida. Para los sacerdotes: soñar sobre sus fieles, qué queremos para ellos. Soñar como sueñan los jóvenes, que son “descarados” en el soñar, y allí encuentran un camino. No perder la capacidad de soñar porque es un abrir las puertas al futuro. Ser fecundos en el futuro”.