Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Francisco bendice la vela que recorre los cementerios de la I Guerra Mundial


La I Guerra Mundial dejó una dolorosa huella en Europa. En el norte de Italia, por ejemplo, descansan más de 80 mil soldados caídos en combate. 

Están repartidos en cuatro cementerios y con motivo del centenario del terrible conflicto, este grupo protagonizó una simbólica procesión. Llevaron esta vela por los cuatro camposantos y en Roma terminaron su peregrinaje, ante el Papa.

GIUSEPPE PONZA
Presidente, Comité Lámpara de la Paz

“Ha sido una emoción grandísima poder cerrar nuestro peregrinaje tras recorrer a lo largo de estos años unos 2.000 ó 3.000 kilómetros por todos estos lugares para representar a esos héroes. FLASH. Ha sido un punto de luz para todos nosotros y para los jóvenes porque queremos que esto sea un símbolo de paz para nuestros jóvenes, que sea un punto de luz para nuestros jóvenes”.

Los portadores de esta simbólica iniciativa pertenecen a la “Asociación de Alpinos de Vicenza”. De ella forman parte veteranos de guerra y soldados del cuerpo militar de montaña del ejército italiano.

El Papa saludó a la comitiva al terminar la audiencia general y bendijo la vela. Francisco en persona visitó varios cementerios militares.

VIRGINIO ZONTA
Comité, “Lámpara de la Paz”

“El rector de nuestro santuario, donde está la lámpara habitualmente, explicó al Papa la iniciativa. Él escuchó con mucha atención”.

Uno de esos 'macrocementerios' visitados por Francisco fue el del Sacrario de Redipuglia, donde están enterrados más de 50.000 caídos. Fue en 2014, con motivo del centenario del inicio de la I Guerra Mundial.