Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Francisco en Santa Marta: No seáis 'bolsillos cerrados'. Sed generosos al dar a los pobres


Durante su homilía en Casa Santa Marta el Papa reflexionó sobre una de las propuestas que Cristo sugiere a sus discípulos: dar limosna con generosidad.

FRANCISCO
“No seáis 'bolsillos cerrados'. Sed generosos al dar a los pobres, a quienes lo necesitan y también dad muchas cosas: dad consejos, dar sonrisas, sonreíd a la gente. Siempre dar, dar”.

El Papa señaló que dar limosna es una medicina que ayuda a ser más misericordiosos. También recordó que hay dos tipos de limosna: la material y la espiritual.

EXTRACTOS DE LA HOMILÍA DEL PAPA
(Fuente: Vatican Media)

“La misericordia de Dios es tan grande, tan grande. No olvidemos esto. Cuántas personas dicen: "He hecho cosas tan malas. He comprado mi lugar en el infierno, no puedo volver atrás. Pero ¿piensa en la misericordia de Dios? Recordemos la historia de la pobre viuda que fue a confesarse con el cura de Ars (su marido se había suicidado; había saltado del puente al río. Y lloraba. Y dijo: "Yo soy una pecadora, pobrecilla. ¡Pero, pobre mi marido! ¡Está en el infierno! Se suicidó y el suicidio es un pecado mortal. Está en el infierno". Y el cura de Ars dijo: "Deténgase, señora, porque entre el puente y el río está la misericordia de Dios". Hasta el final, hasta el final, está la misericordia de Dios”.

“También, hay una costumbre que se mezcla en nuestras vidas incluso sin que nos demos cuenta. ¡Siempre! Hasta para iniciar una conversación: '¿Has visto aquel lo que ha hecho?'. El juicio al otro. Pensemos en cuántas veces al día juzgamos. ¡Por favor! Parecemos todos jueces fallidos ¡no! Todos Siempre para empezar una conversación, un comentario sobre otro: 'Pero mirá, ¡se hizo cirugía estética! Es más fea que antes'”.

“El Señor nos enseña: 'Den'. 'Den y se les dará': sean generosos en el dar. No sean 'bolsillos cerrados'; sean generosos en dar a los pobres, a los necesitados y también en dar tantas cosas: consejos, sonrisas a la gente, sonreír. Siempre dar, dar. 'Den y se les dará'. Y se les dará una medida buena, llena y desbordante, porque el Señor será generoso: nosotros damos uno y Él nos dará cien de todo lo que damos. Y ésta es la actitud que brinda el no juzgar, el no condenar y el perdonar. La importancia de la limosna, pero no sólo de la limosna material, sino también de la espiritual; perder el tiempo con otra persona necesitada, visitar a un enfermo, sonreír”.