Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

El Vía Crucis en el Coliseo, una antigua tradición


Durante la Cuaresma, la Iglesia aconseja meditar la Pasión de Cristo. Una tradición que el Viernes Santo se concreta con un Vía Crucis en el Coliseo de Roma. 

Es curioso que se celebre en este lugar, que en el pasado acogió espectáculos llenos de sangre y violencia. Barbara Nazzaro, directora técnica del gran monumento, explica cómo ha evolucionado esta práctica religiosa.

BARBARA NAZZARO
Director técnico y arquitecto del Coliseo
“En el siglo XVIII se construyeron aquí varias ‘capillas’ como esta a mis espaldas. Fue reconstruida hace dos años con los materiales originales precisamente para el Vía Crucis. Es una tradición antigua que se celebre en este lugar”.

Barbara Nazzaro asegura que junto a las capillas había tumbas, pero con el olvido de los siglos, también se abandonó esta costumbre. 

Años más tarde, para evitar la destrucción de este escenario histórico, el Vía Crucis regresa.

BARBARA NAZZARO
Director técnico y arquitecto del Coliseo
“El primer Papa moderno que rescata la tradición en este lugar fue Juan XXIII. Luego con Pablo VI se retomó establemente. Naturalmente no se seguía el recorrido de las capillas con las tumbas, pues ya no existían, sino que una procesión seguía un recorrido en el que se evocaban episodios de la Pasión. Luego, la procesión continuaba hacia afuera del Coliseo. Actualmente termina bajo la terraza del Templo de Venus”.

Aquí continúa rezando el Papa cada año el Vía Crucis del Viernes Santo. Unos pocos seleccionados comienzan la procesión junto a una cruz dentro del Coliseo. Luego se detienen ante cada capilla o estación y terminan en el Foro Romano.

BARBARA NAZZARO
Director técnico y arquitecto del Coliseo
“Los Papas siguen el Vía Crucis desde fuera. Hace muchos años Juan Pablo II entró una vez en el Coliseo para seguir toda la procesión. Es una práctica religiosa profunda y muy sentida”.

Este año, las meditaciones han sido escritas por una monja italiana, Eugenia Bonetti. A sus 80 años, lleva décadas trabajando contra la trata de personas. Eso da pistas de cuál será el hilo conductor de esta oración especial del próximo Viernes Santo.