Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Francisco en Santa Marta: Las gracias de Dios no se pueden comprar


En su homilía diaria en Casa Santa Marta el Papa reflexionó sobre la relación de cada cristiano con Dios. Dijo que para que sea verdadera no deben entrometerse los intereses sino la confianza.

FRANCISCO
“En vuestra vida espiritual tenemos siempre el peligro de poner precios, siempre, también cuando hablamos con el Señor, como si quisiéramos sobornarle. No. No va por ahí. No hay que ir por ese camino. 'Señor, si tú me das esto, yo te daré esto otro'. No. Yo hago esta promesa pero esto me ensancha el corazón para recibir eso que está ahí, gratuitamente, para nosotros. Esta relación gratuita con Dios es lo que nos ayudará a hacer lo mismo con los demás”.

El Papa advirtió a los cristianos de que no usen al prójimo y que ayuden gratis, en lugar de enriquecerse con la gracia de Dios.

EXTRACTOS DE LA HOMILÍA DEL PAPA EN ESPAÑOL

(Fuente: Vatican News)

El Pontífice comenzó a partir del pasaje del Evangelio del día (Mt 10, 7-13) sobre la misión de los apóstoles, la misión de cada uno de los cristianos, si se es enviado. Por esta razón afirmó que “un cristiano no puede quedarse quieto”, puesto que la vida cristiana es “hacer camino, siempre”, tal como lo dijo al comentar las palabras de Jesús en el Evangelio: “A lo largo del camino, prediquen, diciendo que el Reino de los cielos está cerca. Curen a los enfermos, resuciten a los muertos, purifiquen a los leprosos, expulsen a los demonios”. Esta es, pues, la misión y se trata de “una vida de servicio”.

“La vida cristiana es para servir. Es muy triste cuando encontramos cristianos que al inicio de su conversión o de su conciencia de ser cristianos, sirven, están abiertos a servir, sirven al pueblo de Dios, y después terminan sirviéndose del pueblo de Dios. Esto hace mucho mal, tanto mal al pueblo de Dios. La vocación es para “servir”, y no para “servirse de”.”