Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Francisco en Santa Marta: No solo debemos custodiar la salud física. También la del alma


Durante su homilía en Casa Santa Marta, el Papa recordó que no solo es importante la salud del cuerpo. Dios invita a mirar más allá.

FRANCISCO
La salud física es un don que debemos custodiar. Pero el Señor nos enseña que también la salud del corazón, la salud espiritual, debemos custodiarla.

El Papa dijo que Jesús ofreció un remedio para la salud del alma: el perdón de los pecados. Por eso sugirió a los cristianos que reflexionen sobre la confesión, para empezar de cero.

EXTRACTOS DE LA HOMILÍA DEL PAPA

Fuente: Vatican News

“El Papa Francisco en la homilía comentó que con sus palabras Jesús nos permite ir a lo esencial. "Es un hombre de Dios", dice, sanó, pero no era un sanador, enseñaba, pero era más que un maestro y frente a la escena que se le presenta va a lo esencial.”

“Mira al paralítico y le dice: "Tus pecados están perdonados". La curación física es un regalo, la salud física es un regalo que debemos cuidar. Pero el Señor nos enseña que también la salud del corazón, la salud espiritual, debemos custodiarla”.

“Hay una palabra de Jesús que quizás nos ayude: "Hijo, tus pecados están perdonados". ¿Estamos acostumbrados a pensar en esta medicina de perdonar nuestros pecados, nuestros errores? Nos preguntamos: "¿Tengo que pedirle perdón a Dios por algo?" "Sí, sí, sí, en general, todos somos pecadores", y así se diluye y pierde fuerza, este poder de profecía que tiene Jesús cuando va a lo esencial. Y hoy Jesús nos dice a cada uno de nosotros: "Quiero perdonar tus pecados" ”.