Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

El Miércoles de Ceniza del Papa en Santa Sabina, una tradición que se remonta a siglos


El Papa Francisco ha seguido la tradición de iniciar la cuaresma en una de las 7 colinas de Roma, la del Aventino. La ceremonia del Miércoles de Cenizas inicia con la procesión hasta la basílica de Santa Sabina. 

La tradición la inició el Papa Gregorio Magno poco después de que se construyera la basílica en el año 422. La procesión originalmente era cuesta arriba, desde la Basílica de Santa Anastasia.

PHILIPP WAGNER
Rector de la Basílica de Santa Sabina
"El Papa habría venido a la colina a descansar algunos días antes de celebrar la misa porque la Cuaresma era también, litúrgicamente, un período muy pesado. Así que hizo una especie de retiro y descansó varios días antes."

La procesión se lleva a cabo desde la basílica de San Anselmo, a pocos metros de distancia. En esta iglesia la ceremonia inicia con una oración, para luego iniciar el recorrido hasta Santa Sabina donde se lleva a cabo la misa y se reciben las cenizas. 

PHILIPP WAGNER
Rector de la Basílica de Santa Sabina
"La imposición de cenizas es también un símbolo de la confesión de nuestros propios pecados. El Papa es el primero que la recibe. Él participa, como todos, como pecador. También muestra que, en última instancia, no tienes que ocultar tu pecado, puedes confesarlo. Al recibir las cenizas aceptas: "Sí, soy un pecador, pero sé y creo que Dios tendrá misericordia de mí".

El cardenal titular de Santa Sabina, Jozef Tomko, le impone al Papa las cenizas en la cabeza. Luego, son distribuidas al resto de los asistentes, incluyendo a los frailes dominicos que organizan la ceremonia en la basílica.

PHILIPP WAGNER
Rector de la Basílica de Santa Sabina
"Es interesante ver cuánta gente está involucrada para que la Misa sea celebrada y seguida por televisión por mucha gente de fuera de Roma o por los enfermos o ancianos que no pueden venir o que no tienen billete. Porque se puede imaginar que a mucha gente le gustaría ir a Santa Sabina, pero la iglesia no es tan grande como la Plaza de San Pedro".

Así inicia la Cuaresma en Roma, un tiempo para que los cristianos puedan profundizar en su fe durante 40 días y prepararse para la gran fiesta de la Pascua de Resurrección.

Melissa Butz
Traducción: Daniel Díaz Vizzi