Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Después de 200 años, Rembrandt regresa a la Galleria Corsini


Después de 200 años, la Galleria Corsini vuelve a albergar una imponente e intrigante pieza de uno de los mayores maestros del Barroco: Rembrandt van Rijn. 

Se trata del “Autoretrato como San Pablo”. Una impactante obra, con un misterio, pues no se sabe por qué la pintó.

ALESSANDRO COSMA
Galería Corsini
“Lo volvimos a traer a casa, ya que este retrato en el Siglo XVIII pertenecía a la familia Corsini. Es decir, estuvo expuesto en este Palacio por buena parte de ese siglo junto al retrato del cardenal que lo compró en 1739, el cardenal Neri Maria Corsini”.

Precisamente, frente a esta obra de Rembrandt se encuentra el gran retrato de Pietro Paolo Cristofori donde se presenta al cardenal Corsini junto a Clemente XII.

La exposición cuenta la historia de cómo este cuadro salió de la colección del Palacio.

ALESSANDRO COSMA
Galería Corsini
“En el año 1799, Roma estaba ocupada por las tropas francesas y las familias nobles debían pagarles impuestos muy altos. Impuestos que la familia Corsini no podía pagar. El cardenal no estaba en la ciudad, estaba refugiado en Sicilia. El mayordomo estaba solo en la casa. A un cierto punto (para poder pagar los impuestos) decide vender una parte de los cuadros de la colección”.

En la muestra expone el acta que refleja la venta de las 25 obras para poder pagar los impuestos, entre ellas estaba el Autorretrato de Rembrandt, vendido por 100 escudos romanos.

Durante años este cuadro ha sido motivo de estudio por los amantes del arte. Quizás el punto más intrigante es que se desconoce qué motivó al artista a autoretratarse en una figura bíblica como San Pablo.

ALESSANDRO COSMA
Galería Corsini
“No conocemos la función original de este cuadro. No sabemos para quién fue realizado, si para el mismo artista o algún comprador. San Pablo es una figura importante para los protestantes y Rembrand vivía en Ámsterdam, un centro de culto protestante. Seguramente está identificado a un estilo de vida”.

La pieza muestra la madurez artística de Rembrandt a través de gruesas pinceladas que encierran un místico significado.

Junto a ella, en la misma Galería se presentan una serie de grabados del artista. La muestra puede ser visitada hasta el 15 de junio de 2020.

Daniel Díaz Vizzi