Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.


El Papa canoniza a Jacinta y Francisco: los dos santos no mártires más jóvenes de la Iglesia

Antes de la misa de canonización, Francisco se encontró con el Primer Ministro de Portugal, después fue trasladado al Santuario de Fátima donde visitó las tumbas de los pastorcillos de Jacinta y Francisco.

En la entrada lo esperaban peregrinos para saludarlo y fotografiarse con él. Una vez dentro, el Papa rezó durante unos instantes ante las tumbas. Una vez iniciada la ceremonia Francisco desató el aplauso de los 500.000 peregrinos presentes al declarar oficialmente santos a Jacinta y Francisco Marto:

Declaramos y definimos santos a los beatos Francisco Marto y Jacinta Marto, 

El rito de la canonización en la plaza de Cova de Iria fue emotiva. Uno de los momentos más tiernos fue cuando la familia de Lucas, el niño del milagro, se acercaron al Papa para dar las ofrendas y el pequeño no pudo aguantar sus ganas de abrazarlo.

Durante su homilí­a el Papa explico el impacto que produce el encuentro con la Virgen Marí­a en la vida de cada cristiano. Recordó que a los dos pastores les cambió la vida. Jacinta y Francisco, de hecho, son los santos no mártires más jóvenes de la Iglesia.

FRANCISCO

"Tenemos Madre. Agarrémonos a ella como hijos. De sus brazos vendrá la esperanza y la paz que necesitan y que suplico para todos mis hermanos en el bautismo y en la humanidad"

Al terminar la Misa el Papa saludó a los enfermos y les dirigió un mensaje antes de bendecirlos con esta espectacular custodia con forma de sol.

FRANCISCO

"Queridos enfermos, vivid vuestra vida como una gracia y decidle a Nuestra Señora, como los pastorcillos, que queréis ofreceros a Dios con todo el corazón".

Con esa misma custodia el Papa impartió la bendición a todos los peregrinos presentes. También intercambió regalos con el obispo de Leirí­a-Fátima. El Papa se despidió de la Virgen con un pañuelo blanco, sin duda esta fue una de las imágenes más bonitas de la celebración que puso el broche de oro final al centenario de las apariciones de la Virgen.

AQ

CTV

FL

-BN

Up:FV