Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.


El Papa pide que se abran corredores humanitarios para los refugiados

El Papa propone “acoger, proteger, promover e integrar a los emigrantes y refugiados”. Este es el título de su mensaje para la Jornada Mundial del Migrante y el Refugiado y es también su plan de actuación ante la emergencia de 65 millones de personas fuera de sus hogares, la cifra de refugiados más alta desde el final de la II Guerra Mundial. El Papa recuerda que “cada forastero que llama a nuestra puerta es una ocasión de encuentro con Cristo”.

ACOGER

Francisco asegura que es necesario “ampliar las posibilidades para que los emigrantes puedan entrar de modo seguro y legal en los países de destino”. Pide, por ejemplo, visados por motivos humanitarios y por reunificación familiar y, sobre todo, la instauración de “corredores humanitarios para los refugiados más vulnerables”.

Recuerda que las expulsiones colectivas no son la solución más idónea, especialmente, si se devuelve a estas personas a países donde no se garantizan los derechos humanos.

PROTEGER

El Papa pide que se proteja desde el inicio del viaje. En primer lugar, dice que se debe informar bien a los inmigrantes en su propia patria antes de dejar el país. Solicita que esta protección se centre especialmente en los menores y niños a quienes se debe asegurar “el acceso regular a la educación primaria y secundaria”.

PROMOVER

Francisco invita a los países de acogida a que den a los migrantes y refugiados “la posibilidad de realizarse como personas en todas las dimensiones de la humanidad querida por el Creador”. Anima a promover su inserción socio-laboral y a trabajar por la reagrupación familiar, sin someterla a requisitos económicos.

INTEGRAR

En el mensaje el Papa recuerda el enriquecimiento intercultural que supone la presencia de migrantes y refugiados y que integrar no significa “suprimir u olvidar la propia identidad cultural”. Pero el Papa también es consciente de que la integración es un proceso largo. Insiste en la necesidad de favorecer “la cultura del encuentro” y de difundir los modelos exitosos y las “buenas prácticas”. 

El Papa invita a todos los cristianos a actuar de forma concreta de acuerdo a estos cuatro verbos con la vista puesta en la próxima Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado que se celebrará el 14 de enero de 2018.