Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.


Nico Montero: El director de instituto que arrasa con su música cristiana

La música corre por las venas de Nico Montero. Compone desde los 13 años y ya ha dado más de 1.000 conciertos por Europa y América. Sus 12 discos han vendido más de 75 mil copias. Además fue uno de los cantantes de la JMJ en Madrid y Río. 

Su talento no pasó desapercibido en España, e intentaron convencerlo para que participase en "La Voz”. Sin embargo, Nico tenía otros planes.

NICO MONTERO

Cantante

"Le comenté en varias ocasiones que no era eso lo que quería, que no tengo esa aspiración, que no quiero dejar de hacer lo que hago, que me siento muy libre y muy feliz con lo que hago y que mi música solo tiene esa intención que es dar gracias a Dios y transmitir mucha fe a mucha gente de muchos lugares”.

Y es que no solo se dedica a la música. También es filósofo, teólogo, padre de cuatro hijos y director del "Fernando Aguilar”, uno de los institutos más grandes y problemáticos de Cádiz.

NICO MONTERO

Cantante

"Es un instituto que cuando llegué era bastante problemático con muchos problemas de convivencia y problemas de consumo de drogas. Y han sido 17 años de trabajo intenso con el profesorado y hemos logrado convertir ahora el instituto en una aldea de paz”.

Son muchos los países y personas a los que Nico ha llegado con sus melódicas canciones. Pop ligero con un profundo contenido para gente sencilla pero con altas aspiraciones en la fe.