Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.


Papa en Santa Marta: El Reino de Dios no crece con la soberbia y el orgullo

En su homilía en Casa Santa Marta el Papa explicó algunas características del Reino de Dios. Mientras Francisco hablaba, un bebé le interrumpió con un sonoro grito.

FRANCISCO
“El Reino de Dios no se deja ver con la soberbia, con el orgullo, no ama la publicidad. Es humilde, escondido y así crece. Creo que cuando la gente miraba a la Virgen, allí, que seguía a Jesús: “Esa es la mamá,”, “¡ah!...”. La mujer más santa, más santa, pero en lo escondido. Nadie sabía el misterio del Reino de Dios, la santidad del Reino de Dios”.

Por último, dijo que el Reino de Dios es como una semilla que crece a escondidas dentro de cada cristiano gracias a la acción del Espíritu Santo.

EXTRACTOS DE LA HOMILÍA DEL PAPA

(Fuente: Radio Vaticana)
“¿Quién hace crecer aquella semilla, quién la hace germinar? Dios, el Espíritu Santo que está en nosotros. Y el Espíritu Santo es espíritu de mansedumbre, espíritu de humildad, es espíritu de obediencia, espíritu de sencillez. Es Él quien hace crecer desde dentro el Reino de Dios; no son los planes pastorales, las grandes cosas… No. Es el Espíritu, a escondidas. Lo hace crecer y llega el momento en que aparece el fruto”.

“El Reino de Dios no se deja ver con la soberbia, con el orgullo, no ama la publicidad: es humilde, está escondido y así crece. Pienso que cuando la gente miraba a la Virgen, allí, que seguía a Jesús: ‘Aquella es la mamá, ah…”. La mujer más santa, pero a escondidas, nadie conocía el misterio del Reino de Dios, la santidad del Reino de Dios. Y cuando estaba cerca de la cruz del hijo, la gente decía: ‘Pobre mujer con este hijo criminal, pobre mujer’… Nada ni nadie sabía”

“Todos nosotros estamos llamados en este camino del Reino de Dios: es una vocación, es una gracia, es un don, es gratuito, no se compra, es una gracia que Dios nos da. Y todos nosotros los bautizados tenemos dentro el Espíritu Santo. ¿Cómo es mi relación el Espíritu Santo, el que hace crecer en mí el Reino de Dios? Una buena pregunta para hacernos hoy todos nosotros: ¿Yo creo, verdaderamente creo que el Reino de Dios está en medio de nosotros, está escondido, o me gusta el espectáculo?”.