Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.


Papa en Santa Marta: A la hora de la muerte será el Señor quien venga a nuestro encuentro

En su homilía en Casa Santa Marta el Papa Francisco explicó que pensar en la muerte no tiene porqué ser una mala experiencia.

FRANCISCO
“Ahí se producirá el encuentro con el Señor. Eso será lo más hermoso de la muerte. Será el encuentro con el Señor. Será Él quien venga a nuestro encuentro. Será Él quien nos diga: “Ven, ven, bendito de mi Padre. Ven conmigo” ”.

Por último, el Papa también invitó a los cristianos a detenerse un momento y pensar en la hora de la muerte para así valorar lo que se tiene en vida.

EXTRACTOS DE LA HOMILÍA DEL PAPA
(Fuente: Radio Vaticano)
“Y hoy la Iglesia, hoy el Señor, con esa bondad que tiene, nos dice a cada uno de nosotros: Detente, párate, no todos los días serán así. No te acostumbres como si esto fuera la eternidad. Llegará el día en que serás quitado, el otro permanecerá, tú serás quitada, tú serás quitado. Es ir con el Señor, pensar que nuestra vida tendrá un fin. Y esto hace bien. Pensar en la muerte no es una fantasía mala, es una realidad. Si es mala o no es mala depende de mí, de cómo pienso yo. Pero que llegará, llegará. Y ahí se producirá el encuentro con el Señor. Esto será lo hermoso de la muerte. Será el encuentro con el Señor, será Él el que saldrá al encuentro, será Él el que dirá: Ven, ven, bendito de mi Padre, ven conmigo. El otro día he encontrado a un sacerdote, de 65 años más o menos, y tenía algo malo, no se sentía bien… Fue a ver al doctor y me dijo: ‘Mire – después de la visita – usted tiene esto, ésta es una cosa mala, pero quizá estemos a tiempo de pararla, haremos esto, si no se detiene haremos esto otro… y si no se detiene… comenzaremos a caminar y yo lo acompañaré hasta el final’. ¡Bueno aquel médico, con cuánta dulzura dijo la verdad!".