Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.


¿Es posible la separación entre Iglesia y Estado?

Según un estudio publicado en septiembre por el Pew Research Center, el 59% de las personas creen que debería haber separación entre Iglesia y Estado, pero en 1 de cada 5 países el gobierno favorece a alguna religión sobre las demás.

SAMIR KHALIL SAMIR
Pontificio Instituto Oriental (Roma)

“No hay un país sin religión. Hay personas más o menos religiosas en todas partes. Lo importante es que el gobierno no tenga religión, respete a todas las religiones, a todos los grupos, religiosos y no religiosos. Esta debería ser la norma”.

El sacerdote Samir Khalil Samir, experto en ecumenismo, dice que esta separación debería ser lo normal. Sin embargo, las estadísticas demuestran que no siempre es así. El islam es la religión más respaldada por gobiernos, como ocurre en 27 países; seguida por el cristianismo que es respaldada por 13.

Los demás países no tienen una religión oficial, pero de ellos hay otros 40 que favorecen a una religión sobre las demás. En este caso el cristianismo es la más favorecida con preferencias en 28 países.

SAMIR KHALIL SAMIR
Pontificio Instituto Oriental (Roma)

“Cuando la mayoría de la población es de un grupo o de una religión, es normal que se dé a este grupo la oportunidad de celebrar sus propias fiestas. Por ejemplo, la Navidad es una fiesta cristiana, no política, pero como muchos países son de mayoría cristiana, es un día de fiesta. En el islam hay días parecidos que son fiesta nacional también para cristianos. Es normal mirar a la mayoría y reconocerlo. Pero en ningún caso el Estado puede interferir en lo que hacen o piensan religiosamente, este no es la misión del Estado”.

Como egipcio, donde solo el 10% son cristianos, Samir Khalil Samir ha visto lo que la convivencia entre musulmanes y cristianos aporta a la sociedad.

Pero recuerda que por naturaleza, el islam abarca todos los aspectos de la sociedad, y por eso le cuesta separar política, economía y religión. Por eso mismo, el islam es la religión que tiene más posibilidades de que nuevos Estados la consideren en el futuro como religión oficial.