Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa en Santa Marta: Dios quiere que seamos fecundos


En su homilía en Casa Santa Marta, el Papa Francisco recordó que Dios es fecundidad y que desea que sus hijos sean fecundos.

FRANCISCO
“Me vienen un poco a la mente, aunque no viene al caso, algunos países que han elegido el camino de la esterilidad y sufren esa mala enfermedad que es el invierno demográfico. Los conocemos. No tienen hijos.“No, es que el bienestar, es que esto, es que lo otro...”. Son países vacíos de niños y esto no es una bendición”.

El Papa aseguró que esta tendencia pasará y recordó que los cristianos están llamados a dar vida a los demás, tanto física como espiritual.

EXTRACTOS DE LA HOMILÍA DEL PAPA
(Fuente: Radio Vaticano)

“Llenen la tierra, sean fecundos”. Francisco recordó que se trata del primer mandamiento que Dios dio a nuestros padres. Y añadió que “Donde está Dios, hay fecundidad”:

“Me vienen a la mente (…) algunos países que han elegido la vía de la esterilidad y padecen esa enfermedad tan mala que es el invierno demográfico. Los conocemos. No tienen hijos. No. Que el bienestar, que esto, que esto otro… Países vacíos de niños y esto no es una bendición. Pero esto es algo de pasaje. La fecundidad siempre es una bendición de Dios”.

“Es verdad, el diablo quiere la esterilidad. Quiere que cada uno de nosotros no viva para dar vida, tanto física como espiritual, a los demás. Que viva para sí mismo: el egoísmo, la soberbia, la vanidad. Engordar el alma sin vivir para los demás. El diablo es el que hace crecer la cizaña del egoísmo y no nos hace fecundos.

“Aquí hay una cuna vacía. Podemos verla. Puede ser símbolo de esperanza porque vendrá el Niño; puede ser un objeto de museo, vacío durante toda la vida. Nuestro corazón es una cuna. ¿Cómo es mi corazón?¿Está vacío – siempre vacío – pero abierto para recibir continuamente la vida y dar la vida? ¿Para recibir y ser fecundo? ¿O será un corazón conservado como un objeto de museo que jamás ha sido abierto a la vida ni a dar la vida?”.