Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa en Santa Marta: Rechazar buenas inspiraciones de Dios es cerrarle la puerta


En su homilía, el Papa habló sobre los pretextos que inventamos para rechazar las invitaciones de Dios por ejemplo a hacer una obra de caridad o a cambiar de vida. Y advirtió que no hay que jugar con la misericordia de Jesús. 

FRANCISCO
“Es misericordioso, pero es justo. Y si tú cierras la puerta de tu corazón por dentro, Él no puede abrirla, porque es muy respetuoso de nuestro corazón. Rechazar a Jesús es cerrar la puerta por dentro y Él no puede entrar”.

Francisco invitó a no buscar excusas para hacer el bien y a pedir ayuda a Dios para detectar esa dureza del corazón y para llorar por esas faltas. 

EXTRACTO DE LA HOMILÍA PAPAL
(Fuente: Vatican News)

"...Y esto del rechazo nos debe hacer pensar en nosotros, en las veces en que Jesús nos llama a hacer fiesta con Él, a estar cerca de Él, a cambiar de vida. Piensen que busca a sus amigos más íntimos ¡y ellos lo rechazan! Después busca a los enfermos… y van; tal vez alguno lo rechace. Cuántas veces nosotros sentimos la llamada de Jesús para ir con Él, para hacer una obra de caridad, para rezar, para encontrarlo, y nosotros decimos: ‘Pero, disculpa Señor, estoy atareado, no tengo tiempo. Sí, mañana, no puedo…’. Y Jesús permanece allí".

"Cada uno de nosotros pensemos: en mi vida, ¡cuántas veces he sentido la inspiración del Espíritu Santo para hacer una obra de caridad, para encontrar a Jesús en esa obra de caridad, para ir a rezar, para cambiar de vida en esto, en esto que no va bien..., y siempre he encontrado un motivo para disculparme, para rechazar!".

"Sí, es bueno, es misericordioso’ – es misericordioso, pero también es justo. Y si tú cierras la puerta de tu corazón por dentro, Él no puede abrirla, porque es muy respetuoso de nuestro corazón. Rechazar a Jesús es cerrar la puerta por dentro y Él no puede entrar".

"Que el Señor nos dé la gracia de comprender este misterio de dureza del corazón, de obstinación, de rechazo, y la gracia de llorar".