Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Francisco en Santa Marta: Un cristiano no solo habla, actúa


En su homilía diaria en Casa Santa Marta el Papa Francisco explicó la importancia de demostrar con obras lo que se dice con palabras.

FRANCISCO
“El decir es un modo de creer, pero muy superficial, a mitad de camino: yo digo que soy cristiano pero no hago lo que hace un cristiano. Es un poco, por decirlo de un modo simple, 'maquillarse' de cristiano: hablar es 'maquillarse', hablar sin obras”.

Pidió a los cristianos que durante este período de Adviento se pregunten si son cristianos de palabras o de obras.

EXTRACTOS DE LA HOMILÍA DEL PAPA:
(Fuente: Vatican News)

“El decir es un modo de creer, pero muy superficial, a mitad de camino: yo digo que soy cristiano pero no hago las cosas del cristiano. Es un poco – por decirlo sencillamente – como caracterizarse como cristiano: decir sólo es un truco, decir sin hacer. La propuesta de Jesús es lo concreto, siempre concreto. Cuando alguien se acercaba y pedía un consejo, siempre cosas concretas. Las obras de misericordia son concretas”.

Es Él, la fuerza. Pero tantas veces, quien confía en el Señor no sobresale, no tiene éxito, está escondido… pero firme. No tiene puesta su esperanza en el decir, en la vanidad, en el orgullo, en los poderes efímeros de la vida… El Señor, es la roca. Lo concreto de la vida cristiana nos hace ir adelante y construir sobre esa roca que es Dios, que es Jesús; sobre lo sólido de la divinidad. No sobre las apariencias y sobre la vanidad, el orgullo, las recomendaciones… No. La verdad.

Este pasaje del Profeta Isaías tiene el aire del canto de la Virgen, del Magníficat: el Señor levanta a los humildes, a aquellos que están en lo concreto de cada día, y derriba a los soberbios, a aquellos que han construido su vida sobre la vanidad, el orgullo… éstos no duran”.