Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

El Papa en Santa Marta alerta sobre el peligro de ser una Iglesia ideológica


En su homilía en Casa Santa Marta, Francisco explicó que la fe no se puede condicionar. El Papa alertó de que los cristianos que se encierran en sus propias ideas tienen miedo a crecer y terminan en la ideología.

FRANCISCO
“Las dos figuras de la Iglesia de hoy: la Iglesia de aquellos ideólogos que están de cuclillas en sus propias ideologías, allí, y la Iglesia que muestra al Señor que se acerca a todas las realidades, que no tiene repugnancia: las cosas no le dan asco al Señor, nuestros pecados no le dan asco, Él se acerca como se acercaba a acariciar a los leprosos, a los enfermos”.

El Papa Francisco dijo que no debemos repudiar la misericordia de Dios y recordó que Dios “ha venido para salvar, no para condenar”.

TEXTO DE LA HOMILÍA EN ESPAÑOL
Fuente: Vatican News 

El Papa Francisco reflexionó sobre el libro del Profeta Jonás, en el que se describe la relación conflictiva entre Dios y el mismo Jonás. Recordó que ante la conversión, Dios se arrepiente. La liturgia recuerda el diálogo de Jonás luego de quedar atrapado dentro de la ballena por 3 días como imagen de su propia Resurrección. 

Francisco explicó que aunque Jonás se presenta como un testarudo con sus convicciones de fe, el Señor se presenta testarudo en su misericordia: “nunca nos abandona, llama a la puerta del corazón hasta el final, está allí. Jonás, obstinado porque él concebía la fe con condiciones; Jonás es el modelo de esos cristianos "con la condición de que", cristianos con condiciones. “Soy cristiano, pero a condición de que las cosas se hagan así" – "No, no, estos cambios no son cristianos" – "Esto es herejía" – "Esto no va…". Cristianos que condicionan a Dios, que condicionan la fe y la acción de Dios. 

El Papa Francisco explicó las dos figuras de la Iglesia de hoy: “la Iglesia de aquellos ideólogos que están de cuclillas en sus propias ideologías, allí, y la Iglesia que muestra al Señor que se acerca a todas las realidades, que no tiene repugnancia: las cosas no le dan asco al Señor, nuestros pecados no le dan asco, Él se acerca como se acercaba a acariciar a los leprosos, a los enfermos. Porque Él ha venido para sanar, Él ha venido para salvar, no para condenar.”