Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

El Papa en Santa Marta: Dios nos pide un corazón lleno de compasión


Durante su homilía en Casa Santa Marta, el Papa Francisco invitó a no cerrar el corazón. Recordó que el mensaje de salvación más grande es que Dios ha tenido compasión de nosotros.

FRANCISCO
Cuando el corazón se endurece, se olvida... Se olvida la gracia de la salvación, se olvida la gratuidad. El corazón duro lleva a las peleas, lleva a las guerras, lleva al egoísmo, lleva a la destruir al hermano, porque no hay compasión.

Pidió abrir el corazón y a no encerrarlo en las ideologías. Dijo que “Jesús es la bofetada de toda dureza de corazón”.


TEXTO DE LA HOMILÍA EN ESPAÑOL
Fuente: Vatican News

Durante su homilía en Casa Santa Marta, el Papa Francisco invitó a no olvidar la gracia de la salvación que vuelve al corazón sincero y capaz de misericordia.

El Papa dijo que “cuando el corazón se endurece se olvida la gracia de la salvación, se olvida la gratuidad. El corazón duro lleva a las peleas, lleva a las guerras, lleva al egoísmo, lleva a la destrucción del hermano, porque no hay compasión. Y el mensaje de salvación más grande es que Dios ha tenido compasión de nosotros. Esa frase del Evangelio, cuando Jesús ve a una persona, una situación dolorosa: "tuvo compasión de ellos". Jesús es la compasión del Padre; Jesús es la bofetada de toda dureza de corazón”.

“Y la voluntad del Señor es la compasión: "Quiero misericordia y no sacrificio". Y un corazón sin compasión es un corazón idólatra, es un corazón autosuficiente, que va adelante sostenido por su propio egoísmo, que se vuelve fuerte sólo con ideologías. Pensemos en los cuatro grupos ideológicos de la época de Jesús: los fariseos, los saduceos, los esenios, los zelotes. Cuatro grupos que habían endurecido el corazón para llevar adelante un proyecto que no era el de Dios; no había lugar para el proyecto de Dios, no había lugar para la compasión”.

Recordó que “cada uno de nosotros tiene algo endurecido en el corazón”. Por lo que pidió hacer memoria para que el Señor nos dé un corazón recto y sincero. Dijo que en los corazones duros no puede entrar el Señor e ideológicos no puede entrar el Señor. “El Señor sólo entra en los corazones que son como su corazón: los corazones compasivos, los corazones que tienen compasión, los corazones abiertos”.