Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.


El orfebre que realizó el anillo del Pescador para Benedicto XVI

Claudio y Roberto Franchi son la cuarta generación de una de las familias de orfebres más antiguas de Roma. Cuando este pequeño taller fue creado en 1886, jamás imaginarían que con los años, les acabarían encargando hacer un anillo para un Papa.

Además de orfebre, Claudio es historiador del arte. Fue en una de sus exposiciones donde el maestro de ceremonias del Papa descubrió su talento.

CLAUDIO FRANCHI
Orfebre e Historiador del Arte, Franchiargentieri

“El maestro de celebraciones del Pontífice quedó asombrado por el papel que represento: un historiador del arte, platero, y representante de una familia histórica. Entonces vio en mí, de algún modo, la posibilidad de recuperar esa costumbre que tenía la Iglesia de encargar obras de arte de prestigio.”

Le encargó el anillo del Pescador, la pieza en la que aparece el apóstol San Pedro pescando a orillas del río. En dos semanas realizó el anillo que identifica al cabeza visible de la Iglesia. 

CLAUDIO FRANCHI
Orfebre e Historiador del Arte, Franchiargentieri

“El anillo del Pescador es uno de los elementos más importantes que representan el símbolo principal del pontificado. El anillo en el pasado constituía un elemento extremadamente práctico porque se utilizaba para sellar los documentos pontificios. Tanto era así que tras la muerte de un Papa, la primera cosa que hacía el cardenal camarlengo era destruir el anillo para evitar falsificaciones de documentos”.

Fueron los hermanos en persona quienes entregaron al Papa Benedicto XVI el anillo. Sin embargo, cuando renunció al pontificado, su anillo no fue destruido, sino marcado con una cruz y expuesto en los Museos Vaticanos.

Con la llegada del Papa Francisco, hubo muchos cambios. Entre ellos, la elección del material del anillo: lo quería de plata y no de oro. Pero Claudio no hizo el anillo para Francisco porque éste eligió uno que realizó el artista Enrico Manfrini para Pablo VI. 

Claudio asegura que esta elección es más simbólica que económica.

CLAUDIO FRANCHI
Orfebre e Historiador del Arte, Franchiargentieri

“La elección del Papa Francisco fue en una dirección, diría, más mediática que concreta, o sea renunciar al oro significa dar una imagen de vuelta a la pobreza, pero esto no es completamente cierto. El anillo del Pescador que lleva el Papa Francisco es verdad que es de plata y no de oro, pero no vale menos porque se ha realizado el mismo estudio en cuanto a contenido simbólico”

Francisco fue el primer papa en llevar un anillo en cuya elaboración no se usó el anillo del papa saliente. Además, solo usa el anillo del Pescador en ciertas ocasiones ya que suele llevar el anillo de cuando era obispo de Buenos Aires. 

En la historia de la Iglesia, los objetos cargados de simbología litúrgica como anillos, cruces o palios han servido para comunicar a los cristianos valores y el mensaje de la Iglesia.

Aunque el menester de los orfebres y artistas “contratados” por el Vaticano es cada vez menor, queda demostrado que todavía existen personas con la misma pasión por el detalle que tenían artistas como Miguel Ángel, Bernini, Rafael.