Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa en Santa Marta: La ternura de Dios se encuentra en lo grande y en lo pequeño


En su homilía en Casa Santa Marta, el Papa Francisco habló sobre la ternura de Dios con sus hijos, de quienes nunca se olvida.

FRANCISCO
“Es el Dios grande que se hace pequeño y en su pequeñez no deja de ser grande. Y en esta dialéctica grande pequeño está la ternura de Dios. El grande que se hace pequeño y el pequeño que es grande”.

El Papa también se preguntó cuál era teológicamente el lugar de la ternura de Dios. Dijo que son las heridas que le dejó la Cruz, a las que los cristianos pueden unir sus propias heridas. 

HOMILÍA DEL PAPA
(Fuente: Radio Vaticana)

El Papa partió de la frase de la primera lectura de la Misa, “La ternura de Dios se expande sobre todas las criaturas”.

“Parece que nuestro Dios quiere cantarnos la canción de cuna. Nuestro Dios es capaz de esto. Su ternura es así: es padre y madre. Tantas veces ha dicho: “Pero si una mamá se olvidara de su hijo, Yo no te olvidaré. Nos lleva en sus propias entrañas. Es el Dios que con este diálogo se hace pequeño para hacernos comprender, para hacer que nosotros tengamos confianza en Él y podamos decirle con la audacia de Pablo que cambia la palabra y dice: “Papá, Abba”. Papá… Es la ternura de Dios”.

Es verdad, a veces Dios nos aporrea. Él es el grande, pero con su ternura se acerca a nosotros y nos salva. Y éste es el misterio y una de las cosas más bellas: Es el Dios grande que se hace pequeño y en su pequeñez no deja de ser grande. Y en esta dialéctica grande pequeño está la ternura de Dios. El grande que se hace pequeño y el pequeño que es grande. La Navidad nos ayuda a comprender esto: en aquel pesebre… el Dios pequeño. Me viene a la mente una frase de Santo Tomás, en la primera parte de la Suma. Queriendo explicar esto: “¿Qué es divino? ¿Qué es la cosa más divina?”, dice: “Non coerceri a maximo contineri tamen a minimo divinum est”, es decir no asustarse de las cosas grandes, sino tener en cuenta las cosas pequeñas. Esto es divino, ambos juntos”.

Dios no sólo nos ayuda, sino que también nos hace promesas de alegría, de gran tranquilidad, para ayudarnos a ir adelante. Dios que no sólo es padre sino también papá. ¿Soy capaz de hablar con el Señor así o tengo miedo? Que cada uno responda. Y alguien podría decir, podría preguntar: ‘¿Pero cuál es el lugar teológico de la ternura de Dios? ¿Dónde se puede encontrar bien la ternura de Dios? ¿Cuál es el lugar en el que se manifiesta mejor la ternura de Dios?’. ‘La llaga’. Mis llagas, tus llagas, cuando se encuentra mi llaga con su llaga. En sus llagas hemos sido curados”.

El Papa recordó la parábola del Buen Samaritano: allí alguien se inclinó sobre el hombre que se había encontrado con los bandidos y lo socorrió limpiando sus heridas y pagando su curación. He aquí “el lugar teológico de la ternura de Dios: nuestras llagas”.

Pensemos hoy en la invitación del Señor: “Vamos, muéstrame tus llagas. Quiero curarlas”.