Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

El bol de arroz que ayuda a frenar el hambre en el mundo, durante la Cuaresma


Catholic Relief Services une las costumbres de rezar, ayunar y dar limosna en Cuaresma con un bol de arroz que ayuda a frenar el hambre.

Para que parroquias y colegios de todos los países puedan participar, la organización ha enviado boles de arroz de cartón en los que depositar donaciones para alimentar a personas pobres de todo el mundo.

El dinero recaudado durante Cuaresma ayuda a personas de varios continentes y de diócesis en Estados Unidos.

MIKE LASKEY
Director, Life and Justice Ministries (EEUU)
“Como católicos, y como personas, estamos llamados a ayudar a quienes sufren porque carecen de alimentos tanto aquí como en el resto del mundo. Todos somos hijos de Dios. Toda persona tiene una dignidad humana que hay que apoyar”.

Un ejemplo es Annet, de 16 años, que vive en Uganda. Como refugiada en Sudán del Sur, tuvo que ocuparse de sus tres hermanos pequeños cuando sus padres fallecieron y sufrió mucho para poder alimentarles. Cada día, cocina, limpia y va a recoger agua en condiciones precarias.

Christian es también refugiado. Tras viajar de Sri Lanka a India durante la guerra, volvió a casa y encontró la granja familiar destruida. Está casado y tiene tres hijos. Catholic Relief Services lo ayudó a reconstruir su granja para que pudiera autosostenerse. También fueron decisivos para que sus hijos pudieran recibir una educación.

Desde que comenzó la iniciativa en 1975, CRS ha recaudado más de 300 millones de dólares durante los 40 días de Cuaresma de cada año. Junto a la limosna, la oración y el ayuno, esta iniciativa ha cambiado la vida de muchas personas. Tanto a quienes han ofrecido su ayuda, como quienes la han recibido.