Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Hispanos peregrinan a Roma desde EEUU, para conocer al Papa (y al Padre Pío)


Estos peregrinos han llegado a Roma desde EEUU. Son hispanos y William Cardona les ha preparado un viaje a medida que ha empezado siguiendo las huellas de la fe en Roma. 

WILLIAM CARDONA
Organizador de la peregrinación

“Tratamos de que los recorridos, los lugares que visitamos, los guías, siempre nos presenten en español la historia o los lugares que vemos”.

“El viaje une la parte religiosa y la histórica. Se enlazan las dos cosas y cada día vamos a comprender mejor las Escrituras y la historia de la Salvación”.

Después de dos días de visitas culturales en la Ciudad Eterna, están felices porque les ha llevado a ver al Papa en la plaza de San Pedro. 

"Estamos aquí desde las 6:45 de la mañana. Después de algunos empujones, entramos y ocupamos los primeros puestos, y vimos al Papa muy cerca”.

“El Papa pasó tan cerca, me emocioné tanto mirándolo, que no le tomé foto. Fue muy bonito, muy bonito, muy bella experiencia para todos nosotros”.

“Como dijo mi esposa, son muchas emociones encontradas, pero sentimos una paz interior muy buena, fruto de la presencia del Papa”.

Y aunque durante estos días están lejos de sus familias, los tienen muy presentes.

“Vengo de una familia grande y muy católica, somos once hermanos. Mi papá ya falleció, y estaría muy orgulloso de verme aquí. Mi mamá está en Puerto Rico, muy contenta”.

“Trabajamos con parejas. Somos del Movimiento Familiar Cristiano. Participan hijos o parejas, que tienen dificultades de comunicación y diálogo”.

Mientras preparábamos el viaje, me puse malo de la cintura. Estuve triste dos días antes porque pensaba que no podría hacer el viaje. Pero desde que llegué, es una bendición. No hay palabras para explicarlo. ¿Cómo estoy? Muy bien. ¿Y el dolor? No sé de qué están hablando, no lo siento. Y estoy super feliz. Es una bendición estar aquí”.  

El viaje ahora continuará por Asís y desde allí viajarán hasta San Giovanni Rotondo, para rezar ante la tumba de Padre Pío. 

Una peregrinación que es un sueño hecho realidad.