Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa en Santa Marta: Es trágico cuando hay más jubilados que trabajadores


En su homilía el Papa explicó que es una buena señal cuando un pueblo se preocupa por los ancianos y los niños y los tiene como su tesoro. 

PAPA FRANCISCO
Cuando un país envejece y no hay niños, cuando no ves cochecitos de niños en las calles y no ves mujeres embarazadas, '¿Un niño? Es mejor que no'. Cuando lees que en un país hay más jubilados que trabajadores, ¡es trágico!

El Papa Francisco dijo que es lamentable cuando las tradiciones de los ancianos se pierden ya que no hay nadie a quien transmitirlas y que cuando jóvenes y ancianos viven juntos, se fomenta una cultura de esperanza.

TEXTO DE LA HOMILÍA EN ESPAÑOL

Fuente: Vatican News

El Papa reflexionó sobre cuán fuerte es el amor de Dios por su pueblo a pesar de que lo dejó, lo traicionó y se olvidó de él. En Dios hay siempre una llama que da origen a la promesa de salvación para cada uno de nosotros.

En la primera lectura, Francisco explicó que los "signos de la presencia del Señor" son claros con su pueblo, una "presencia que nos hace más humanos" y nos hace "maduros". Estos son los signos de la abundancia de la vida, de la abundancia de niños y ancianos que animan nuestras plazas, sociedades y familias.

El signo de la vida, el signo del respeto por la vida, del amor por la vida, el signo de hacer crecer la vida… es el signo de la presencia de Dios en nuestras comunidades y también el signo de la presencia de Dios que hace madurar a un pueblo cuando hay ancianos. 

Dijo que la abundancia de la vejez y la infancia es una buena señal. Explicó que cuando un pueblo se preocupa por los ancianos y los niños, los tiene como su tesoro, es signo de la presencia de Dios, es la promesa de un futuro. 

Francisco señalo que cuando un país envejece y no hay niños, no se ven cochecitos de niños en las calles, no se ven a las mujeres embarazadas: "Un niño, mejor no....". Cuando se lee que en ese país hay más pensionistas que trabajadores. ¡Es trágico! Y cuántos países hoy en día están empezando a vivir este invierno demográfico. 

El Papa explicó que en los ancianos y en los niños está la certeza de la supervivencia de "un país, de una patria y de la Iglesia".

Melissa Butz
Traducción: Daniel Díaz Vizzi