Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa en Santa Marta: Si somos mundanos, Dios nos juzgará con la misma medida


En su homilía en Casa Santa Marta, Francisco explicó que seremos juzgados por Dios con la medida con la que juzguemos a los demás. Por eso, invitó a tratar al prójimo con generosidad y amor.

FRANCISCO
Pero si mi medida es mundana y solo uso la fe cristiana... Sí, cumplo, voy a misa, pero vivo como un mundano, seré medido con esa medida. Pidamos al Señor la gracia de vivir cristianamente y sobre todo de no tener miedo a la cruz, a la humillación, porque este es el camino que Él ha elegido para salvarnos.

El Papa también recomendó la lectura de las Bienaventuranzas para conocer cómo tenemos que vivir y qué hemos de hacer como cristianos.

EXTRACTOS DE LA HOMILÍA DEL PAPA

Fuente: Vatican News

¿Con qué medida mido yo a los demás? ¿Con qué medida me mido? ¿Es una medida generosa, llena del amor de Dios, o es una medida a nivel del suelo? Y por esa medida seré juzgado, no será otra: aquella, aquella que yo hago. ¿Cuál es el nivel en el que pongo mi vara? ¿Lo puse alto? Tenemos que pensar en eso. Y esto lo vemos no sólo, no tanto en las cosas buenas que hacemos o en las cosas malas que hacemos, sino en el estilo continuo de vida”.

“Y como cristiano me pregunto: ¿Cuál es la piedra de referencia, la piedra de comparación para saber si estoy en un nivel cristiano, un nivel que Jesús quiere? Es la capacidad de humillarme, es la capacidad de sufrir humillación. A un cristiano que no es capaz de llevar consigo las humillaciones de la vida, le falta algo. Es un cristiano de pintura o de interés. Pero, ¿Por qué padre esto? Porque lo ha hecho Jesús, se anonado a sí mismo, dice Pablo: ‘Se anonadó a sí mismo hasta la muerte y la muerte de cruz’. Él que era Dios pero no se aferró a eso: se anonadó a sí mismo. Este es el modelo”.

“Con la medida con la cual mides serán medidos ustedes”, la misma medida. Si es una medida cristiana, que sigue a Jesús, en su camino, con la misma seré juzgado, con mucha, mucha, mucha piedad, con mucha compasión, con mucha misericordia. Pero si mi medida es mundana y sólo uso la fe cristiana – sí, lo hago, voy a misa, pero vivo como un mundano – seré medido con esa medida. Pidamos al Señor la gracia de vivir cristianamente y sobre todo de no tener miedo a la cruz, a la humillación, porque este es el camino que Él ha elegido para salvarnos y esto es lo que garantiza que mi medida sea cristiana: la capacidad de llevar la cruz, la capacidad de sufrir alguna humillación”.